| 10/1/2019 10:00:00 AM

La fiesta de las locas: 'Mundo cruel', de Luis Negrón

Una celebración de lo gay y de Santurce, el barrio más densamente poblado –y uno de los más pobres– de Puerto Rico.

'Mundo cruel', Luis Negrón. Laguna Libros | 77 páginas. 'Mundo cruel', Luis Negrón. Laguna Libros | 77 páginas.

Este artículo forma parte de la edición 167 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

Luis Negrón (Guayama, 1970) vive en Santurce, el barrio más densamente poblado de Puerto Rico; un barrio ruidoso y pobre de San Juan, de iglesias católicas y evangélicas, de boricuas e inmigrantes. Allí viven también sus personajes. Santurce es el universo, un mundo cruel donde pasa esto: “Papi agarró mi cara con una sola mano y la apretó como una bola de papel dentro de su puño. Se quitó la correa y azotó mi espalda. Cuando vio que no lloraba, que no decía ni ji, cruzó con la hebilla mi frente”. Pero también esto: “Al final de la presentación fueron dieciséis los que salieron del clóset, incluyendo a Mundo, el de mantenimiento, que dijo a toda boca que él era bisexual pasivo. Todo el mundo se quedó de lo más campante”.

Aunque esas citas apelan a lo cerrado y a lo abierto, a lo represivo y lo inclusivo, al blanco y el negro, el mundo de Negrón es más complejo y fascinante. En el primer cuento, “El elegido”, al que pertenece la primera cita, el padre azota y azota a su hijo, pero a la violencia se sobreponen el desafío, la irreverencia y el deseo como resistencia. No hay castigo que valga: el muchacho sigue seduciendo y se vuelve más irresistible. Incluso al pastor que lo bautiza lo enamora: “Me sacó del agua y por un segundo me llevó a sus brazos. –Limpio estás– me dijo, y me tiró una guiñada”. Él es el elegido, pero no de Dios –Él lo ha abandonado diciéndole “Allá tú” al oído–, sino de todos los religiosos gays de Santurce, que parecen ser bastantes. El elegido es el monstruo del deseo puesto afuera, del placer sexual que ha dejado de ser tan prohibido, aunque algunos se resistan a aceptarlo, y ahora es evidente, inevitable, arrasador; es el monstruo en que la fe y el placer conviven sin culpa.

Santurce también es el barrio de un gay con algo de dinero que trata de seducir a su inquilino joven y vampírico –gasolinero, diríamos nosotros–, que para evitar a su anfitrión finge ser muy macho; también de un hombre que se prostituye a otros hombres, y por eso a cada rato lo echan de la casa; de Willie, un gay sensible y culto, enfermo de sida, y su amante triste; de La Carlos y La Edwin; de mamá preocupada (MP) y mamá preocupada también (MPT), que hablan por teléfono de la ansiedad que les produce que sus hijos sean tan tremendamente gays; y por último, de José A. y Pachi, “los chicos más fabulosos y espectaculares”, para quienes la crueldad del mundo está en que la homosexualidad se popularice: “Iban caminando a la barra en la Land Rover de Pachi, con el gay Ibiza VIP Club Music Collection en el estéreo disimulando la ansiedad que les causaba pensar en la posibilidad de que la barra estuviera también afectada. Pero casi a la entrada de la hasta entonces exclusiva (hombres a diez, mujeres a treinta, ¿captas?) y súper in barra, vieron la primera señal de que el mundo, su mundo, se estaba yendo para el mismísimo carajo. Seis parejas de lesbianas, con el celular en la correa, estaban entrando. Alarmados y casi reclamando le preguntaron asqueados al bouncer: ¿es noche de mujeres? El bouncer les dijo que no”. Como escribe Carlos Pardo en Babelia, los personajes de Negrón se resisten a que su mundo esté a punto de desaparecer.

Estos cuentos son una celebración; pura vida que palpita, que rechaza lo uniforme y rescata el melodrama, la nostalgia y la marginalidad como una fortaleza, no una debilidad. Son la experiencia de un vivir abierto, como dice la contratapa de la edición de Malpaso. Esa experiencia es al mismo tiempo “la de quien juzga la depravación ajena y la del propio depravado que observa la danza de la rectitud carnal”, es decir el fingimiento, la máscara. Luis Negrón se ríe de este mundo cruel y rescata su ternura, el amor, el placer, la necesaria liviandad.

Mundo cruel fue publicado por primera vez en 2011 y fue traducido al inglés en 2013. Ganó el Premio Lambda, el más prestigioso del sector social LGBTI. Laguna Libros lo publicó en septiembre en Colombia, y Benicio del Toro prepara su adaptación cinematográfica.


Mundo cruel
Luis Negrón
Laguna Libros
77 páginas

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 169

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.