Como muchas otras mujeres, María Cano escribía con un seudónimo: Helena Castillo. Fotografía Rodríguez. 1926. Archivo fotográfico de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín. Como muchas otras mujeres, María Cano escribía con un seudónimo: Helena Castillo. Fotografía Rodríguez. 1926. Archivo fotográfico de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín.

María Cano: una mujer comprometida

Un cuidadoso trabajo de recopilación de datos y de viajes en búsqueda de María Cano recupera su figura a medio siglo de su muerte. Una revolucionaria que no solo incidió en la manera de asumirse como mujer en un país machista, sino que dejó una profunda huella en las luchas de los trabajadores del país.

2017/07/27

Por Manuela Lopera* Medellín

María de los Ángeles Cano Márquez, la antioqueña, la primera política colombiana, la abanderada de los oprimidos, la Virgen proletaria, la Flor del Trabajo. Esas fueron algunas de sus etiquetas, pero María Cano fue ante todo una mujer que eligió pensar. Primero fue la poesía. “Fue José Asunción Silva quien despertóme a la belleza. Era todavía muy joven para recibir visitas y estábame quietecita en la sombra de la alcoba vecina, escuchando ávida. Y amé a este poeta torturado siempre por una bella forma que él veía huir en su ansia. Sus versos fueron mi exquisito jardín: después Becquer, Heine, Amado Nervo. Así en esa edad en que la niña se esfuma”.

Para leer este artículo completos:

Ed. 162

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 162

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.