Horacio Benavides. Foto: Leidy Yulieth Montoya. Horacio Benavides. Foto: Leidy Yulieth Montoya.

Un instante de gracia: el poeta Horacio Benavides reflexiona sobre la memoria y el olvido

El olvido puede ser aquello a lo que fueron condenados pueblos enteros; también algo que a veces necesitamos. Pero la resurrección de algún recuerdo en medio del olvido puede ser un aliento de vida para el poema.

2018/09/12

Por Horacio Benavides*

Tuve de niño un gran afecto por los perros. Alguna vez, un profesor en la escuela, hablando de los aztecas, nos dijo que estos habían tenido unos perros mudos, que desaparecieron porque los indios se los comían. ¿Un perro mudo? ¿Qué animal era ese? Fue un golpe duro, no podía concebir una sociedad sin perro. Hace unos años, en México, conversando con una pareja de escritores, les pregunté por los extinguidos perros mudos. Me enteré entonces de que aún existían y, lo que era mejor, tenían uno en su casa. Me invitaron a conocerlo. Cuando nos acercábamos, Helena me dijo: “Ese que oyes ladrar es Xólotl, el perro azteca”. El animal nos recibió entre retozos. Era de tamaño mediano, esbelto y sin un pelo en el cuerpo; su piel, negra y pulida como la de un cuero de vaca labrado. Dije sin un pelo, pero tenía un mechón dorado en la frente. Durante media hora no se apartó de mi lado, me latía, me mordía entre mentira y cierto, como reclamándome por el largo olvido. Era el perro que guardaba el palacio de Moctezuma y las casas de los aztecas. Volví a vivir 500 años atrás.

Para leer este artículo completos:

Ed. 157

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.