María Kodama es la heredera universal de los derechos de Jorge Luis Borges. María Kodama es la heredera universal de los derechos de Jorge Luis Borges.

¿De quién es ese texto?

Varios hechos en las últimas semanas invitan a repensar el tema de los derechos de autor: mientras que la esposa de Roberto Bolaño demanda a la amante, María Kodama parece no haber leído Pierre Menard, autor del Quijote, y hace lo propio en Argentina: hasta el ejército español ha llevado a juicio a un seudoescritor.

2014/09/23

Por Marc Caellas* Barcelona

El pasado 20 de agosto, el escritor Jorge Carrión escribía en su muro de Facebook: “Con el dinero del escritor difunto, la viuda puede vencer, pero no convencer. Porque lo cierto es que durante los últimos tiempos el escritor difunto presentó a la amante como su única mujer. Y después follaban y reían y hablaban y hablaban de la literatura y de la vida. Y la viuda podrá borrar, temporalmente, el nombre de la amante, pero todos aquellos encuentros, todo aquel sudor y todo aquel semen y toda aquella risa y toda aquella palabra quedarán ahí, junto a los hechos, configurando la verdad que todo el dinero del escritor difunto no podrá borrar”. La viuda es Carolina López. La amante, Carmen Pérez de Vega. El escritor difunto es Roberto Bolaño. El texto fue compartido ese día 16 veces en los muros de escritores, periodistas y lectores. En alguno de ellos se generaron pequeños debates, algunos acalorados, sobre la relevancia o no de hablar de la vida privada de los escritores que leemos. El hecho indudable es que la viuda ha demandado a la amante y a una serie de personas más que la mencionaron como amantes o última mujer de Bolaño en notas periodísticas, semblanzas o documentales, por una nada despreciable cantidad de 500.000 euros, por afrentas al honor suyo y al de sus hijos. El juicio, si se llega a realizar, podría tener entre sus testigos a Jorge Herralde, Juan Villoro o Ignacio Echevarría. Más allá del chisme de cama, quizás alguno recuerde aquella vez que Bolaño dijo que el deseo de leer y follar es infinito.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.