Las calles de Bogotá, en los años noventa, estaban llenas de volantes que anunciaban conciertos en teatros y bares como TVG, Vértigo, Membrana o Florhisteria. Las calles de Bogotá, en los años noventa, estaban llenas de volantes que anunciaban conciertos en teatros y bares como TVG, Vértigo, Membrana o Florhisteria.
  • Así llegó el rock sucio a Colombia

    El pasado 3 de diciembre murió Scott Weiland, líder de Stone Temple Pilots. Además, en 2015 Pearl Jam visitó Bogotá, se estrenó un documental sobre Kurt Cobain, y algunos sobrevivientes de un género que parecía olvidado tras 25 años de haber aparecido en la escena del rock cobran relevancia. ¿Cuál es la historia y cómo impactó aquel movimiento a la juventud colombiana?

    2016/02/28

    Por José Plata* Bogotá

    Tras la muerte del cantante Scott Weiland, de la banda Stone Temple Pilots, el pasado 3 de diciembre, la prensa musical volvió a darles espacio a algunos fenómenos que no han sido ajenos a la historia del rock and roll desde sus inicios: la muerte por abuso de drogas, los excesos y el manejo desorbitado de la fama o la fortuna. Si bien Weiland murió a los 48 años, algunos hicieron referencia al llamado club de los 27, una etiqueta mórbida en la que se encuentran aquellos personajes que fallecieron a esa edad y que se convirtieron de inmediato en leyendas. Así el mundo reconoce a Jimi Hendrix, Jim Morrison, Janis Joplin, Brian Jones, Kurt Cobain o Amy Winehouse como héroes o víctimas del mundo del entretenimiento o la cultura pop.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 158

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 158

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.