El compositor Pierre Henry, mientras daba un concierto en Nantes en 2002. AFP / Frank Perry. El compositor Pierre Henry, mientras daba un concierto en Nantes en 2002. AFP / Frank Perry.

Como el viento que grita: Pierre Henry y su décima sinfonía

El escritor Pablo Montoya, un melómano y músico consumado, analiza la obra del compositor del siglo XX fallecido el pasado 5 de julio en París. ¿Quién fue este genio a quien Michaux y Messiaen protegían como a una suerte de chamán del sonido?

2017/08/25

Por Pablo Montoya* Medellín

Un profesor de Historia de la Música afirmaba, en una conferencia dada en Tunja, que existía la Décima sinfonía de Beethoven. Aseguraba haberla escuchado en una anónima sala de conciertos cuyos invitados eran melómanos y especialistas connotados. Este no es el lugar para describir una obra que, según él, producía una euforia incontrolable tanto en los instrumentistas de la orquesta como en los oyentes. El profesor, que se acompañó de un piano para tocarnos trozos de sonatas –La patética, Los adioses, Claro de luna–, no ilustró siquiera los primeros compases del tema principal de la Décima. La verdad es que con esa omisión nos dejó en vilo. No sé si alguno de los pocos integrantes de ese auditorio creyó en la fantasía. La invención del profesor, sin embargo, tenía una raíz veraz. Era posible imaginar una obra de ese tipo, porque Beethoven había escrito algunos bocetos de una sinfonía antes de morir. Por supuesto, buscar partituras o grabaciones en bibliotecas y archivos parecía inútil. Mucho mejor resultaba evocar, como lo hacía el conferencista, el primer movimiento jubiloso, el adagio, con las más extraordinarias variaciones; el scherzo, donde los solistas eran un flautín y una tuba, y el finale, que producía el inevitable acabose colectivo. A su modo, el eco de ese profesor mitómano flotó en el estreno de la Décima sinfonía de Pierre Henry, dado en París en diciembre de 19981.

Para leer este artículo completos:

Ed. 164

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 164

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.