La estadounidense Sally Station llegó a Colombia hace varias décadas y ha sido una de las intérpretes claves de la escena musical colombiana desde hace 30 años. La estadounidense Sally Station llegó a Colombia hace varias décadas y ha sido una de las intérpretes claves de la escena musical colombiana desde hace 30 años.
  • Para que oiga
  • Romper la brecha

    La banda Xumapaz acaba de lanzar un DVD en el que confluyen el jazz y el blues de Estados Unidos con los ritmos colombianos. Sally Station es el alma del proyecto.

    2014/07/24

    Por Eduardo Arias* Bogotá

    Sally Station lleva el blues en su sangre. Sally nació en Chicago, ciudad donde a lo largo del siglo xx llegaron cientos de músicos de zonas rurales del sur de Estados Unidos, y es uno de los grandes centros industriales donde se urbanizó el blues. A pesar de haber vivido casi tres décadas en Bogotá y de haberse enamorado y empapado de los ritmos y sonidos de la música colombiana, aún mantiene el vínculo musical con su ciudad natal. Por ese motivo su proyecto Xumapaz puede dibujarse como un gran río imaginario que nace a orillas del lago Michigan, baja por el Misisipi y se enlaza a través del golfo de México y el Caribe con el río Magdalena. Un cruce de caminos que ella denomina “global soul” o música del alma.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 158

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 158

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.