Foto cortesía de Sony Music Foto cortesía de Sony Music

Ya suena “Cumbiana”

Carlos Vives lanza un nuevo disco. ARCADIA habló con él sobre el proceso de creación del álbum, sobre lo que le ha enseñado la música acerca del territorio y de las culturas de Colombia, y sobre el significado y el mensaje de la palabra que se inventó: “cumbiana.”

2020/05/22

¿Qué historia cuenta “Cumbiana”?

Es la historia del territorio anfibio de Colombia, donde se unen grandes ríos y hacen grandes ciénagas, y donde nace la cumbia. En ese mundo anfibio prehispánico está el origen de nuestra música. No todos los tambores ni toda la alegría vinieron de Europa o de África. Las más caracterizadas de la cumbia y de los vallenatos son del país de los pocabuyes -del que se habla en las Crónicas de Indias-, o de la nación de los chimila, que habitaba el río y las ciénagas.

“Cumbiana” habla de cómo esa alegría, que está en la base de una de las músicas más populares de nuestro país y del continente, proviene de esa espiritualidad de la música original de estos territorios; y, por supuesto, de cómo se engrandeció al mezclarse con los sonidos de África y Europa. Eso significa “cumbiana:” una palabra que me inventé a partir de la cumbia para hablar del territorio.

¿Cómo fue el proceso de creación del disco?

Desde que empecé a cantar vallenatos comenzó ese proceso de investigación porque la misma música me empezó a mostrar las conexiones y el origen. Cantar vallenato me enseñó que era hijo de las cumbias. Para entenderlo bien, había que saber que el Cesar es un afluente del Magdalena, y que la cultura chimila -que ocupaba todos esos territorios- le dejó los genes de uno y de otro.

Cada vez que hago un disco descubro más la diferencia entre cuáles eran esos tambores que estaban en América; cómo eran los patrones de las culturas anfibias del Río Grande, y qué sonidos llegaron de África y de qué regiones venían. Aprendo cómo España y Europa, con sus teorías musicales, llegaron y se sumaron a este concierto que hoy llamamos cumbia. El mismo territorio lo explica: “cumbiana” -que es ese territorio anfibio- es la cuna de grandes compositores de cumbia, de vallenato y de porros.

También he aprendido sobre la capacidad de nuestra música para permear otras culturas, a tal punto, que en varios países de América Latina la gente piensa que la cumbia es original de México, o de Argentina o de Panamá.  

¿Cómo se refleja el paisaje de “cumbiana” en los sonidos, la cultura y la música de la región?

La música siempre me mostró ese territorio. Allí me llevaban las tamboras. Hoy vemos reducida esa tierra. Vemos los pueblos palafitos en el delta. Pero imaginemos que en esa depresión momposina en la que el Cauca se une al Magdalena -esa tierra donde está Mompox- ya había pueblos que vivían en palafitos, y que han ido desapareciendo.

“Cumbiana” recupera esos sonidos y los une con tonos modernos: nuevos sintetizadores, bibliotecas de sonidos industriales. Estos son para mí instrumentos del presente con los que puedo proyectar la fuerza y la espiritualidad de esa música que era del cielo, del agua y de la tierra.  

¿Por qué escogió trabajar con Rubén Blades y con Alejandro Sanz en este disco? ¿Qué le aporta cada uno?

Cuando me preguntan con quién quiero grabar, yo contesto: con los que quieran grabar conmigo. Me refiero a los que entienden qué hemos hecho y que es lo realmente somos con nuestra música. Yo empecé a escribir este álbum solo, pero sabía que iba a empezar a mandar ideas para conectarme con gente con la que ya estaba en contacto, con la que ya había hablado del tema.  

Con Alejandro empecé a hablar de la conexión entre la música colombiana y la andaluza desde la primera vez que llegué a España en el 94. Cuando empecé a escribir “Se vende” se la mandé. Sabía que la canción iba a regresar transformada, que él le iba a poner su experiencia, y así era como teníamos que comunicarnos. Esa es un poco la dinámica con los invitados. No responde a estrategias de mercado sino de relación musical.

Con Rubén pasó algo similar. Él me trata como a un hermano. Hay un grado de familiaridad con él, con Panamá y con la música panameña. La música de allá está directamente relacionada con la colombiana: a lo que ellos llaman “típico” nosotros le decimos “vallenato”, su “cumbia panameña” es para nosotros “cumbia colombiana.” Había, así, muchas razones para hacer esta canción tan alegre con Rubén. Es mi agradecimiento a esa generación de grandes artistas panameños de la salsa.

¿Cómo definió la imagen del disco?

La idea era conectar la realidad de la ciénaga hoy, con el mundo prehispánico. Quería recrear y resaltar ese lugar sobre el que había estado leyendo: esa nación de los chimilas, que se relacionaba con los taironas y con los zenúes. En la cumbia de hoy encontramos las cañas que eran zenúes y taironas, mezcladas con los tambores que eran chimilas.

Con “Cumbiana” quería invitar a la gente a imaginar abundancia en un territorio en el que nos acostumbramos a ver pobreza. Por eso no lo valoramos. Lo vimos siempre en el olvido, siempre en la tristeza. El disco invita a superar eso, y formularnos la siguiente pregunta: ¿por qué nuestra gente más humilde ha hecho siempre música tan alegre, incluso para hablar de tragedias?

La idea es entender el poder espiritual de esa cultura, y la huella que dejó en nuestra gente. Como ciudadano y como músico, propongo que revaloremos lo que somos: lo que somos como americanos, como europeos, y como africanos. Eso fue lo que la música me enseñó, y lo que quiero expresar con este álbum.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.