Nicolas Morales. Nicolas Morales.

Estudiar para editar libros

"El libro no solo fue contenido, mirado por historiadores, sino también oficio, objeto y artesanía. Las miradas sobre lo editorial y sus estéticas estaban, pero no eran sistematizadas."

2016/07/28

Por Nicolás Morales

Pertenezco a una generación de editores empíricos. Cuando llegué al oficio, mis armas eran lecturas, imágenes de libros, colores, tipografías, buenas y malas ideas, pero poca teoría sobre lo que significaba –en todo el sentido de la palabra– editar. Como yo, arrancaron casi todos los editores de esa generación. Los que permanecieron construyeron un marco referencial de la edición profesional a punta de experiencias y duras batallas con proyectos, textos, escritura y objetos físicos. Crearon o mantuvieron fondos muy bonitos. Eso sí, no había muchas escuelas de edición. La legitimidad epistémica de la edición era pobre; y los editores sin estudios universitarios eran menospreciados académicamente.

Para leer este artículo completos:

Ed. 159

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 159

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.