RevistaArcadia.com

Nicolás Morales: la segunda muerte de Fernando Molano

"El tesoro mejor guardado de la literatura colombiana es Molano, que por circunstancias ajenas a toda lógica no ha podido ser publicado como se debe".

2018/03/21

Por Nicolás Morales

Este artículo forma parte de la edición 150 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

El diez de abril de 1998 murió el escritor bogotano Fernando Molano. Y me pregunto si, de verdad, sus lectores debemos esperar 40 años más para ver reeditados sus tres libros. El tesoro “mejor guardado de la literatura colombiana” no es Tomás González, sino Molano, que por circunstancias ajenas a toda lógica no ha podido ser publicado como se debe. Estamos cansados de que las obras de muchos autores colombianos y colombianas se empantanen por la negligencia y testarudez de sus familias. Es increíble que las rencillas entre hermanos, los miedos de sus padres y la soberbia de sus cónyuges priven a los lectores de legados literarios enormes por una simple falta de comprensión del mundo editorial y sus dinámicas. No sabemos por qué razón, tras varias ediciones exitosas con unos buenos tirajes, los herederos de Molano –presumiblemente, porque ni siquiera de esto estoy seguro– no permiten que se reediten hoy sus libros.

Le puede interesar: Molano siempre está por ahí

Molano no era un novelista menor: sus tres obras literarias han sido devoradas por todo tipo de lectores. Su primera novela, Un beso de Dick, ganó en 1992 el primer Concurso Nacional de Novela y Cuento de la Cámara de Comercio de Medellín, que, según cuentan, tuvo que compartir con otra novela debido a la mojigatería de algún jurado u organizador del certamen. En 1997, Molano publicó un libro de poemas titulado Todas mis cosas en tus bolsillos, dedicado a su amado Diego, que la Universidad de Antioquia editó de forma exprés con el afán de que su autor lo pudiera ver impreso antes de morir. Años después, la fortuna le permitió a una compañera de Fernando encontrar, entre los archivos de la Biblioteca Luis Ángel Arango, el manuscrito de su novela Vista desde una acera, ganadora de una beca de Colcultura en 1997 y publicada casi quince años después por Seix Barral. Tras veinte años de desaparecido, ni sus novelas ni su poemario se pueden conseguir en ninguna librería (ni siquiera en las de viejo).

Queridos lectores, Molano es tan grande que, como rara vez ocurre, la academia y el gran público están de acuerdo en destacar su calidad. Sé que varios estudiantes de pregrado y posgrado, dentro y fuera del país, han dedicado sus investigaciones a sus libros, en los que, por cierto, el amor es protagónico. Según David Jiménez, a Molano “la pasión espiritualizada, vivida y sentida con el cuerpo al mismo tiempo que elaborada con la inteligencia y con las destrezas del poeta, lo excluye de la horda de poetas eróticos, repetidores de lugares comunes”. Para Sánchez Baute, Un beso de Dick “debería ser de lectura obligatoria en el bachillerato para que los jóvenes afiancen su identidad de género” y, agregaría yo, su educación sentimental. Sus editores comerciales, en Planeta y Babilonia, lo único que desean es volver a tener la buena interlocución que tenían con su familia, que por desconocidas circunstancias se rompió en los últimos años. Con tan solo tres libros, Molano entró por la puerta grande al canon literario colombiano y, sin embargo, esto no ha garantizado que su obra sea difundida como lo merece.

Le puede interesar: Las cartas silenciadas de Andrés Caicedo

Morir, para un autor de calidad, es una verdadera tragedia en Colombia. Laura, Evelio, Tomás, Roberto, ¿saben sus herederos que un requisito para recibir su legado es la promesa de que su obra se continúe publicando? O ¿debemos esperar que el ya histórico caso de El tiempo de las amazonas de Marvel se repita ad infinitum? ¿Ya pusieron de acuerdo a sus hijos para evitar el destino empantanado de las cartas de Andrés Caicedo? ¿Desaparecerá su obra, como pasó con la de R. H. Moreno Durán? En fin, desde ya, y aunque están jóvenes, tomen todas las precauciones, alisten sus albaceas, ¡firmen lo que haya que firmar!

Por cierto, ojalá todos los herederos siguieran el ejemplo de Teresa Manotas, quien nos ha permitido releer la Obra literaria de su esposo, Álvaro Cepeda Samudio, en la reciente y cuidadísima edición de la Colección Archivos de la Unesco, coeditada por Sílaba, para que estos clásicos modernos no sean desconocidos. Nada, termino agradeciendo a Marcel Roa, por transmitirme su deseo de enderezar el entuerto de las ediciones de Molano y por recordarme la deuda de amor que tenemos sus lectores con él.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación