Martha Gellhorn. Martha Gellhorn.

La arrogancia y la desesperación del periodismo de guerra

En tiempos en los que un tweet satisface las necesidades de información de mucha gente, la reportería de guerra parece cosa del pasado. Sin embargo, la guerra sigue ahí y sus dilemas son cada vez más difíciles de dilucidar. La directora del Programa de Reportería y Crítica Cultural de la Universidad de Nueva York, Susie Linfield, escribe al respecto.

2012/07/19

Por Susie Linfield, www.guernicamag.com.

Martha Gellhorn (1908-1998) fue una reconocida corresponsal de guerra que personificó la valentía, el glamour y el compromiso político, especialmente en los años treinta y cuarenta, cuando cubrió la Guerra Civil Española, la Segunda Guerra Mundial y los juicios de Nuremberg para revistas de circulación masiva como Collier’s. Gellhorn ya no es un nombre conocido fuera de los círculos del periodismo, pero eso podría cambiar debido a un pequeño renacer de obras escritas por ella y sobre ella. Su novela A Stricken Field (Un campo asolado), que relata la caída de Checoslovaquia y fue publicada en 1940, volvió a aparecer en una edición de la Universidad de Chicago. Love Goes to Press (El amor se va a la prensa), una obra de teatro que escribió junto con su colega Virginia Cowles, se presenta actualmente en el Mint Theater de Manhattan. El canal HBO hace poco transmitió Hemingway & Gellhorn, que representaba lo que la cadena llamó “el apasionado romance y tumultoso matrimonio” de los dos escritores (interpretados, respectivamente, por Clive Owen y Nicole Kidman). Las posibilidades de que la película le hubiera gustado a Gellhorn son mínimas: después de su agresivo divorcio de Hemingway en 1945, él era la persona que menos le agradaba, y ella resentía con amargura ser conocida como su exesposa. “Simplemente no quiero volver a oír su nombre —le escribió a su madre—. El hombre debe ser un gran genio para compensar el hecho de ser un ser humano tan repugnante”.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.