El cantante Bertrant Cantat durante un concierto con Noir Désir el 9 de marzo de 2002 en París. El cantante Bertrant Cantat durante un concierto con Noir Désir el 9 de marzo de 2002 en París.

El último de los miserables

Estrella de rock en Francia, ídolo de multitudes y defensor de los oprimidos. Todo iba bien en la vida de Bertrand Cantat hasta que mató a su novia. ¿Debe volver a cantar?

2010/12/15

Por Lina Vargas

La noticia de que el cantante de rock francés Bertrand Cantat, del grupo Noir Désir, había cumplido su condena con la justicia, apenas si fue reseñada en los medios. Ocurrió el pasado 29 de julio, el Mundial de Fútbol había terminado hacía 18 días y los periódicos franceses aún buscaban culpables para la vergonzosa presentación de la selección nacional. Por eso, casi nadie se interesó por la conclusión del caso Cantat-Trintignant que empezó en el 2003 cuando Bertrand asesinó a golpes a su novia, la actriz Marie Trintignant, en una habitación de un hotel en Lituania. En octubre de este año la prensa anunció que Cantat volvería a los escenarios por primera vez en siete años. La polémica no se hizo esperar.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.