El director Álex Rigola se atrevió llevar la novela 2666 de Roberto Bolaño a las tablas. El director Álex Rigola se atrevió llevar la novela 2666 de Roberto Bolaño a las tablas.
  • La obra se desarrolla en Santa Teresa, una ciudad azotada por el crímen.
  • La obra se desarrolla en Santa Teresa, una ciudad azotada por el crímen.
  • La obra se desarrolla en Santa Teresa, una ciudad azotada por el crímen.
  • La obra recrea las cinco partes de la novela, con diferentes lenguajes teatrales.
  • La obra recrea las cinco partes de la novela, con diferentes lenguajes teatrales.
  • La obra recrea las cinco partes de la novela, con diferentes lenguajes teatrales.
  • La audacia absoluta

    Cuando se publicó póstumamente la novela 2666, de Roberto Bolaño, un pequeño cataclismo sacudió al mundo de las letras: el talento del chileno alcanzó una tardía consagración. Pero ¿llevar a las tablas las cinco historias que se en tretejen en las más de 1000 páginas de la novela? Semejante locura la ha llevado a cabo Àlex Rigola.

    2010/03/16

    Por Marcos Ordóñez

    En poco más de una década, Àlex Rigola se ha convertido en uno de los directores de referencia del panorama teatral español. Nacido en Barcelona en 1969 y con la nueva dramaturgia alemana (Ostermeier, Marthaler, Castorf) como referente, comenzó su andadura como actor a finales de los noventa, y pronto reclamó su lugar en el sol con un performance tan jovial como desesperado, que hoy forma parte de la pequeña leyenda: para protestar por la falta de subvenciones y llamar la atención sobre su primer montaje, una adaptación de El proceso de Kafka, en 1997, toda su compañía, con él al frente, compareció desnuda en un encuentro con la prensa. Dos años más tarde desbarató las sospechas de quienes lo consideraban un simple provocador con una brillante puesta de La máquina de agua, de David Mamet, que suplía con imaginación las, de nuevo, extremas carencias presupuestarias. En 2000 obtiene su primer y rotundo triunfo de público y crítica con una energética y “tarantinesca” adaptación de Tito Andrónico, de Shakespeare, que le abre las puertas del Teatre Lliure, uno de los espacios emblemáticos de la escena catalana y española, del que en 2002 se convierte en director artístico, ganándose año tras año la adhesión del público joven y la confianza de los espectadores veteranos gracias a una inteligente programación que alterna títulos clásicos y contemporáneos, abre las puertas a jóvenes autores y directores y acoge las visitas de primeras figuras europeas.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 158

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 158

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.