Paneles de 'El arte de Charlie Chan Hock Chye'. Paneles de 'El arte de Charlie Chan Hock Chye'.

‘El arte de Charlie Chan Hock Chye’: una historia de Singapur

Una novela gráfica que abarca una biografía ficticia, una breve historia de los cómics y un desafío a la narrativa oficial de ese país.

2018/04/30

Por Mario Cárdenas

En años recientes, abundan versiones simplificadas de la historia de la república de Singapur, una ciudad-estado que resulta ejemplar a simple vista por su acelerado desarrollo y la “hábil” y popular forma con la cual ha extirpado problemas como la drogadicción, la corrupción y la pobreza. Estas historias son ligeramente ovacionadas por el público que ve en los métodos utilizados por Singapur un atajo para llegar al desarrollo anhelado y la superación de las dificultades. Pero esas versiones son solo una lánguida interpretación de la historia de la república, que es, a la vez, una isla, un archipiélago, una vorágine de juegos geopolíticos y una historia de ficción especulativa encarnada en el mundo real. Hacer entonces una inmersión, así sea moderada, sobre los hechos que componen ese estado lleva a un sitio más complejo de lo que el resumen ha presentado.

Singapur es un territorio del cual conocemos poco, o solo unas relucientes fotografías, hasta que leemos El arte de Charlie Chan Hock Chye. Una historia de Singapur.  La narración gráfica que hizo Sonny Liew sirve para reconstruir la vida de un artista imaginario –Charlie Chan, el mejor historietista de ese país– y contar, además, una versión poco difundida de esa maquillada utopía.

El arte de Charlie Chan Hock Chye es una novela gráfica que se mueve entre la historia no oficial de Singapur, la verosímil obra y biografía de Chan, y una breve historia del cómic. A través de variados registros Liew va desgranando las fisuras de esa fantasía, al intercalar la vida y la obra del historietista con algunos hechos, datos y noticias que La República vivió producto de trastornos coloniales y postcoloniales.

Le puede interesar: ‘La mano del pintor‘: los hombres que retrataron la guerra

En ese recuento, las páginas de las historietas de Chan se superponen con múltiples narrativas gráficas: fragmentos de prensa, fotografías, bocetos y libretas de apuntes, material de propaganda que hacen del libro un juego de voces. Esta sucesión de estilos permite adentrarse en la supuesta progresión creativa de Chan, la historia de Singapur y la evolución del cómic como medio artístico, haciendo que la lectura sea un repaso gráfico de algunos momentos de la historia de la historia de novela gráfica en tradiciones distintas, como la anglosajona y la del manga.

En sus páginas aparecen homenajes a las historietas con personajes antropomórficos, del cómic biográfico y de la ciencia ficción. En medio de las secuencias y los años formativos de Chan, se encuentran referencias que van de Osamu Tesuka a Walt Kelly, de quien hace una tira para recrear la independencia colonial y la efímera unificación con Malasia. También hay guiños dedicados a Art Spiegelman, a los cómics de superhéroes, Carls Barks, Winsor McCay, las sátiras de la revista Mad Magazine, el inicio del Geika y Tintín, entre muchos otros.

Este abanico de homenajes, y sus colores, dibujos, estilos, rasgos y diferentes estéticas, se convierte en un instrumento al servicio de la obra. Cada dibujo utilizado es puesto en la imaginación y el compromiso político de Charlie Chan para hacer interpretaciones y preguntas acerca del complejo desarrollo de Singapur. Sonny Liew utiliza esas variaciones para mostrar cómo la historia de su país es también una historia de censuras, de una manipulación política, del control a la prensa, de la pérdida de las libertades debido el poder absoluto del PAP (Partido de Acción Popular) que introdujo célebres cambios económicos y sociales a costo de la destrucción de valores esenciales como el espíritu comunitario, la desaparición de las identidades y cualquier tipo de oposición y crítica en pos del desarrollo.

Este trabajo de Liew es una obra ambiciosa, por su contenido y la forma en la  que cada elemento histórico encaja en una narración gráfica que logra hacer una fisura en la versión oficial de Singapur.

El arte de Charlie Chan Hock Chye. Una historia de Singapur

Sonny Liew

Amok Ediciones y Dib-buks

320 páginas

Para más de nuestra sección de novela gráfica: ‘La levedad’: reencontrarse con la vida después de un atentado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 153

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.