RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Grossman, el periodista

Grossman fue también uno de los más importantes corresponsales de guerra del siglo pasado, y fue el primero en describir las cámaras de gas. Reproducimos un fragmento de su artículo “El infierno de Treblinka”, publicado en 1944 –que aparece en el libro Un escritor en guerra, de Antony Beevor– y que fue utilizado como evidencia en los Tribunales de Nuremberg.

2010/03/15

Por Vasili Grossman

A los que llegaban del gueto de Varsovia les esperaban terribles tormentos. Las mujeres y los niños eran separados de la multitud y conducidos a los lugares donde ardían los cadáveres, en lugar de ir a la cámara de gas. Las madres enloquecidas de terror eran obligadas a pasar con sus hijos entre los ardientes hornos sobre los que miles de muertos se retorcían entre las llamas y el humo, con contorsiones y sacudidas como si hubieran vuelto a la vida, mientras los vientres de las embarazadas muertas estallaban por el calor y sus hijos nonatos ardían en los úteros abiertos de sus madres. Esta visión podía volver loca hasta a la persona más equilibrada.

Para leer este artículo completos:

Ed. 159

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 159

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.