Norman Mailer en 1948. Crédito: Carl Van Vechten Norman Mailer en 1948. Crédito: Carl Van Vechten

Ha muerto un hombre duro

A los veinticinco años Norman Mailer se convirtió en una celebridad literaria con 'Los desnudos y los muertos', una de las grandes novelas sobre la guerra. Pendenciero, radical, amante de las mujeres, escribió como nadie sobre una sociedad que adoraba y odiaba con igual vehemencia.

2010/03/15

Por Andrés Felipe Solano

Norman Mailer era tan ególatra que le habría gustado leer su propio discurso fúnebre. En sesenta años de carrera literaria se encargó de inflar e inflar su autoestima hasta convertirse en un tópico. En El dormilón (1973), de Woody Allen, el protagonista le dice a un científico: “Este es un retrato de Norman Mailer. Legó su ego a la Facultad de Medicina de Harvard”.

Para leer este artículo completos:

Ed. 166

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 166

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.