RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Jerusalén, la metáfora imposible

El pasado 21 de marzo, el ejército israelí boicoteó las celebraciones de Jerusalén Capital Cultural del Mundo Árabe: una muestra más de que cada metro cuadrado de esta histórica ciudad tiene un desmesurado peso simbólico y emocional para árabes y judíos. Arcadia habló con el portentoso escritor israelí sobre lo ocurrido.

2010/03/15

Por María Alejandra Pautassi

Los ministros de Cultura de los países árabes se lo esperaban. El nombramiento de Jerusalén como Capital Cultural del Mundo Árabe para el 2009 hace tres años fue, desde un principio, polémica. Se sabe: Jerusalén es uno de los puntos más calientes del conflicto árabe-israelí. Lo que quizá no se esperaban era un boicot. El pasado 21 de marzo, día en el se oficializaba el nombramiento, el ejército israelí intervino las celebraciones. Detuvieron a personas que llevaban camisetas promocionales, interceptaron marchas infantiles hacia la ciudad antigua, se reventaron los globos rojos, blancos, verdes y negros —los colores de la bandera palestina— en un desfile escolar, y cientos de policías israelíes rodearon la mezquita de Al-Aqsa desde la mañana para prevenir cualquier demostración de orgullo árabe. Lo que había comenzado como una iniciativa para promover el turismo y “afirmar la identidad árabe y plural de Jerusalén” —como había sucedido sin mayores inconvenientes con las anteriores capitales árabes, Cairo, Argelia, Damasco— fue reducida a nada. El único resultado, acaso, 12 árabes detenidos. En cuestión de horas, un nombramiento simbólico se había convertido en un ataque político, y aunque no hubo muertos ni heridos, el boicot representó una nueva ofensiva en “batalla emocional” por el control de la ciudad sagrada.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.