'La batalla por la paz', Juan Manuel Santos. Planeta I 616 páginas. 'La batalla por la paz', Juan Manuel Santos. Planeta I 616 páginas.

Juan Manuel Santos, el guerrero y el pacificador

Laura Gil reseña “La batalla por la paz”.

2019/05/29

Por Laura Gil

Este artículo forma parte de la edición 163 de ARCADIA. Haga clic aquí para leer todo el contenido de la revista.

Dicen que solo refleja su vanidad; que se erige como el símbolo de una traición; que poco aporta a la comprensión del proceso de La Habana. Pero para mí, La batalla por la paz, de Juan Manuel Santos, fue un deleite de principio a fin.

Es verdad que, si usted quiere descubrir el lado más emotivo de Santos, este texto aporta poco. De eso podrá ver más en sus redes sociales –la ternura para Celeste, la nieta; la diversión de los paseos en bicicleta con los hijos; las miradas cruzadas con Tutina–. El libro, más bien, proporciona evidencia para creerle a su esposa cuando afirma que “agua aromática le corre en las venas”; cuando se termina, resulta inescapable la conclusión de que todo fue calculado con frialdad, así tantas veces el autor insista en que no.

Santos describe la búsqueda de la paz desde los inicios de su vida pública hasta que termina su segundo periodo presidencial, con especial atención en su transformación de guerrero a pacificador. De su ambición no quedan dudas, y ¿quién le puede creer, después de terminar este libro, que la paz no fue una apuesta política desde su juventud?

Le aceptó el ministerio de Comercio Exterior a Gaviria a expensas de un futuro al mando de El Tiempo. “Cuando la generación de mi padre y de mi tío –editor y director respectivamente– diera un paso al costado, yo era el candidato para asumir la dirección”. Luego, en unas de las tantas crisis de gobernabilidad de Pastrana, entró a su gobierno como cuota liberal, se dio el lujo de elegir ministerio (Hacienda), criticó la bandera principal de la presidencia –el proceso del Caguán– hasta el punto de exigir nunca tener que ir a la zona de despeje y, en últimas, no creyó nunca en su jefe. “Él tenía ese defecto: no aceptaba las realidades cuando eran adversas a sus deseos”. A Álvaro Uribe le consiguió los más duros golpes que se les dieran a las Farc aun cuando supiera que, en ese periodo, se daban órdenes ilegales que afectaban su cartera, como cuando se vio obligado a intervenir, incluso en contra de la voluntad del presidente, para detener los “falsos positivos”.

Le puede interesar: Laura Gil comenta ‘Los debates de La Habana‘

“La guerra no puede ser un fin en sí misma. Es tan solo un medio, pero un medio que siempre debemos tratar de evitar”, dijo en su discurso de aceptación del Premio Nobel en Oslo. Fue una transición de la guerra a la paz que esperó dar junto con el uribismo. Si la mano dura llevó a las Farc a negociar, ¿cómo no reclamar el proceso de paz como una victoria en conjunto? Tan evidente era para él, ¿por qué no para ellos? Recordaba las palabras de Lincoln, cuando el expresidente estadounidense decía “¿acaso no destruimos a nuestros enemigos cuando los hacemos nuestros amigos?”. Lo logró con Correa y Chávez, nunca con los uribistas.

Se vislumbra algo de sus sentimientos cuando explica la mezquindad del uribismo, la desilusión con Juan Carlos Pinzón y varios de sus errores. “Me embarqué y embarqué al país en el tema de la refrendación… Fue un error”. En ocasiones, se percibe un hombre ingenuo y no el jugador de póker del que tanto se habla.

Santos cuenta todos los tropiezos y todos los trasnochos de la negociación, y este libro tiene un valor documental evidente. En él, el lector no descubrirá a Santos el hombre, sino a Santos el estadista; y si cree, como yo, que el acuerdo de paz cambió la cara de este país, es necesario leerlo.

La batalla por la paz es el testimonio de un ser humano, como todos nosotros, imperfecto, pero que le apostó a la paz.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.