El gran genio literario Oscar Wilde posa con su amante, Lord Alfred Douglas, en 1894. El gran genio literario Oscar Wilde posa con su amante, Lord Alfred Douglas, en 1894.

La ley del deseo de Oscar Wilde

Gracias a su lengua mordaz, a su extravagante indumentaria y a su dominio del arte de la conversación erudita, Wilde encarnó la idea del genio victoriano. Pero el escritor más célebre de su tiempo acabaría repudiado por los mismos que lo habían adorado...

2010/06/22

Por Felipe Restrepo Pombo

Casi sin quererlo, Oscar Wilde fue uno de los precursores de esos espectáculos que hoy inundan sin clemencia los medios sensacionalistas: los juicios de las celebridades. Como un O.J. Simpson o Michael Jackson victoriano, Wilde protagonizó, en 1895, un proceso que fue seguido por la prensa y por curiosos en todo el Reino Unido. Un hecho mediático —quizás, también, uno de los primeros— que pocas veces se había visto: una mezcla irresistible entre fama, odios familiares y homosexualismo. De hecho, el proceso fue un escándalo que aún hoy tiene ecos en su país. Tanto así que, en 2003, un donador anónimo le entregó a la Biblioteca Británica todos los documentos que hicieron parte del juicio. A partir de ellos, el escritor Merlin Holland —nieto de Wilde— armó El marqués y el sodomita , Oscar Wilde ante la justicia, un libro en el que por primera vez se transcribió el proceso en su totalidad y en el que se revelaron detalles que habían permanecido ocultos por más de cien años.

Para leer este artículo completos:

Ed. 160

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 160

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.