Fernando Molano murió de SIDA en 1998. Su novela iniciática Un beso de Dick ha sido reverenciada por miles de lectores. Fernando Molano murió de SIDA en 1998. Su novela iniciática Un beso de Dick ha sido reverenciada por miles de lectores.
  • La novela de Fernando Molano se ha convertido en un culto entre sus lectores.
  • La novela de Fernando Molano se ha convertido en un culto entre sus lectores.
  • La novela de Fernando Molano se ha convertido en un culto entre sus lectores.
  • Molano siempre está por ahí

    A pesar de los esfuerzos, la novela "Un beso de Dick" sigue circulando casi clandestinamente. ¡Con lo que ha vendido!

    2010/06/22

    Por Francisco Barrios

    Para el autor de Al diablo la maldita primavera, Alonso Sánchez Baute, Un beso de Dick debería ser de lectura obligatoria en el bachillerato para que los jóvenes afiancen su identidad de género. Según Alejandra Azuero, abogada, esta novela se atravesó “de una forma hermosa” en la construcción de su carácter político y sexual. Sánchez Baute tiene cuarenta y seis años, Azuero veintiocho, y Un beso de Dick dieciocho, desde que se publicara en 1992 gracias a la labor que como jurados del Premio de la Cámara de Comercio de Medellín hicieran Fernando Soto Aparicio, Carlos José Restrepo y Héctor Abad Faciolince. Este último vio en el autor un talento tan palpable que no sólo concertó para otorgarle el premio, sino que hizo lo que pudo entonces (cuando aún no era el autor de El olvido que seremos ni columnista de El Espectador) para difundir la obra de Molano. Y como en Oliver Twist, en el lecho de muerte del autor, en 1998, Abad alcanzó a llevarle su poemario Tus cosas en mi bolsillo, editado por la Universidad de Antioquia en donde se lee este poema: “Pero hacia mí la muerte se apresura/ En verdad, hace años la tengo/ pegada a mis talones, /soplándome su vaho en los carrillos./ Manos arriba contra la pared/ apretados los muslos y los ojos, /ella me tiene; /y aguardo, solo, a que por fin me aseste/ su triste golpe”.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 158

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 158

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.