RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Narrar es un acto clandestino

Rivas escribe sus libros en gallego y la mayoría son tremendos relatos de iniciación. Sus personajes viven bajo una niebla espesa, quizás aquella en la que él mismo creció, en medio del silencio de la dictadura de Franco.

2010/03/15

Por Ricardo Silva Romero

Si uno tuviera que viajar a la región de Galicia en busca del escritor Manuel Rivas, podría encontrarlo, sin haberlo visto nunca, si le preguntara a cualquiera en dónde está el hombre que cuenta allí los cuentos. Una vez frente a él, dicen, uno se sentiría interrogado por su mirada de hombre austero, se sentiría fascinado por su terco compromiso de labrador con el oficio de poner las palabras en su sitio. Y entendería que sus historias compasivas, que lo acercan más a los juglares medievales que a los escritores que saben qué decir en las ferias del libro, resucitan, conjuran y reparan la vida de esa Galicia festiva truncada por aquella “cacería humana” que sucedió allí durante la guerra civil española.?¿Por qué ha escrito Rivas todos sus libros en gallego?, ¿qué ocurre en su escritura cuando escribe en castellano?, ¿qué aparece?, ¿qué se pierde? Aparece un hombre que no existe. Se va el olor a mar de su infancia, se va la voz del tío peluquero que cautivaba a sus clientes con anécdotas, se va el amor por aquella lengua prohibida que el pueblo hablaba a espaldas del régimen, se van su madre, la fidelidad a toda prueba que tantas veces lo ha salvado y la historia que está contando, nada más, nada menos, con los pequeños detalles, con las palabras precisas que persigue su cerebro de poeta.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.