RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Partir: la única vía

El exilio es un tema común entre escritores, pero para algunas mujeres que escogen el oficio, marcharse de las costumbres conservadoras fue la única manera de existir en el mundo.

2010/03/15

Por Vanessa Rosales A

Se dice que partir es morir un poco. Pero hay veces en que irse es salvarse, huir de un ahogo que apaga la vida. La palabra exilio se repite, como un disco rayado, en el vasto mundo de los escritores. Expulsiones forzadas, viajes a tierras remotas por cuenta de divergencias ideológicas, repudio y nostalgia: todos son hilos en ese acto de abandono que es tener que irse de la propia tierra. Pero existe otro tipo de proscripción, mucho menos difundida. La voluntaria. La que han emprendido muchas escritoras. En ellas la escisión nace, primero, en el fuero interno. El acto de marcharse es, después, apenas natural. Es, sin duda, la materialización de un deseo íntimo de liberación.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.