Sor Juana Inés de la Cruz. Sor Juana Inés de la Cruz.

Tres sonetos de Sor Juana Inés de la Cruz

Una breve selección de composiciones de la más grande figura del barroco hispanoamericano.

2019/05/15

Por Sor Juana Inés de la Cruz

A su retrato

Éste que ves, engaño colorido, 
que, del arte ostentando los primores, 
con falsos silogismos de colores 
es cauteloso engaño del sentido; 

éste en quien la lisonja ha pretendido 
excusar de los años los horrores 
y venciendo del tiempo los rigores 
triunfar de la vejez y del olvido: 

es un vano artificio del cuidado; 
es una flor al viento delicada; 
es un resguardo inútil para el hado; 

es una necia diligencia errada; 
es un afán caduco, y, bien mirado, 
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada.

En que satisface un recelo con la retórica del llanto

Esta tarde, mi bien, cuando te hablaba, 
como en tu rostro y en tus acciones vía 
que con palabras no te persuadía, 
que el corazón me vieses deseaba. 

Y Amor, que mis intentos ayudaba, 
venció lo que imposible parecía, 
pues entre el llanto que el dolor vertía, 
el corazón deshecho destilaba. 

Baste ya de rigores, mi bien, baste, 
no te atormenten más celos tiranos, 
ni el vil recelo tu quietud contraste 

con sombras necias, con indicios vanos: 
pues ya en líquido humor viste y tocaste 
mi corazón deshecho entre tus manos.

Quéjase de la suerte: insinúa su aversión a los vicios y justifica su divertimento a las musas

¿En perseguirme, mundo, qué interesas? 
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento 
poner bellezas en mi entendimiento 
y no mi entendimiento en las bellezas?

Yo no estimo tesoros ni riquezas,  
y así, siempre me causa más contento 
poner riquezas en mi entendimiento 
que no mi entendimiento en las riquezas.

Yo no estimo hermosura que vencida 
es despojo civil de las edades  
ni riqueza me agrada fementida,

teniendo por mejor en mis verdades 
consumir vanidades de la vida 
que consumir la vida en vanidades.

Le puede interesar: “Escribimos poemas de amor para que otros los roben”: Filipa Leal

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 162

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.