Abelardo Carbonó nació en Ciénaga, Magdalena, en 1948. / Foto: Harold Lozada. Abelardo Carbonó nació en Ciénaga, Magdalena, en 1948. / Foto: Harold Lozada.
  • El psicodélico padre de la champeta

    Barranquilla era y es un hervidero de música popular con verdaderos tesoros escondidos que poco circulan en el resto de Colombia. Uno de ellos es Abelardo Carbonó, un guitarrista poderoso que desde hace 40 años es llamado el padre de la champeta en la ciudad. Su música y legado comienzan a ser revalorados en el país.

    2015/12/11

    Por Jaime Andrés Monsalve B. * Bogotá

    A mediados de la década del setenta, cuando la salsa, la cumbia y el vallenato hacían de las suyas en la costa Caribe, Barranquilla se vio invadida por los sonidos africanos. Un día, probablemente en una calle del barrio Nueva Colombia, empezaron a sonar a considerable volumen la guitarra eléctrica de un soukous de Kanda Bongo Man o la voz de la surafricana Miriam Makeba. Y en lo sucesivo, como si se tratara de un virus, el contagio se hizo imposible de eludir.

    Muchas teorías empezaron a entretejerse con el tiempo acerca del origen de la invasión. Las menos angeladas hablaban de marineros mercantes que regresaban con discos africanos y haitianos desde París, Nueva York, las Antillas y, claro, África. Las más arreboladas hablaban de técnicos en aviación colombianos contratados por el gobernante de facto en Zaire, Mobutu Sese Seko, para que pusieran a punto una flotilla comprada a una aerolínea local en quiebra. A Kinshasa, decía la leyenda, llegaron con aviones y volvieron con discos.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 163

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 163

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.