RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Ardiente y pendenciero

Como director de la orquesta del Lincoln Center se ha convertido en un feroz defensor del jazz como un género puro que acabó en 1965. Usa trajes de diseñador, gana millones de dólares y odia el rap. ¿Por qué es tan radical uno de los músicos más prolíficos e interesantes de los últimos tiempos?

2010/03/15

Por Juan Carlos Valencia Rincón

Desde 1990, cuando Time le dedicó su portada, el trompetista Wynton Marsalis es la persona a quien se consulta sobre jazz en los Estados Unidos. Su habilidad como orador, su carisma, su acento del sur y sí, hay que reconocerlo, sus logros como divulgador y músico lo han convertido en el vocero no oficial del jazz. Pero sus opiniones son polémicas y muy conservadoras, y desatan controversias que impiden una justa apreciación de su talento. Un crítico afirma que siempre existirá un asterisco junto al nombre de Marsalis.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.