RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

El efecto pelanga

Una nueva escena musical parece estar tomándose los bares bogotanos: artistas plásticos que ofician de músicos hacen un revival nostálgico de los viejos éxitos del chucuchucu colombiano. Los escenarios siempre están llenos, y con su ritmo de otro tiempo bailan punks, chicos electrónicos o rumberos de más de treinta años.

2010/03/15

Por José Alejandro Cepeda

Se suben al escenario y cualquier desprevenido diría que se trata de un grupo de rock n’ roll de los años cincuenta. Visten trajes, van peinados como chicos buenos, y podrían parecer a The Beatles en sus inicios. Son cuatro y a veces tienen uno que otro invitado. Serios, casi sin mediar palabras con el público, se miran y comienzan a tocar. Y lo que suena, sí, señores, no es rockabilly de los años cincuenta sino... ¡cumbia colombiana, chucuchucu y música raspa! Y uno no se lo cree: Luis Fernando Ramírez, Alejandro Mancera, Guillermo Cáceres y Jaime Tarazona, cuatro artistas plásticos colombianos, cantan a coro: “Tus ojos son, son como caramelo, me hacen llegar al cielo, me hacen hablar con Dios” y la gente no para de bailar movida por la nostalgia de la música que quizá bailaron sus padres. Se llaman La Pelanga Ligera, un cruce de palabras basado en la idea de que la pelanga, popular plato cundiboyacense compuesto de cuajo, espina o menudo, huesos de marrano, y que tiene un color amarillo eléctrico gracias al achiote, puede ser light y moderna.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.