RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

El incansable piano de Amparo Ángel

A los cinco años aprendió a leer notas, antes incluso de aprender a leer letras. Medio siglo después, su labor alcanza el reconocimiento que merecía: una obra suya, comisionada por el Banco de la República, se estrenará en los próximos meses.

2010/03/15

Por Daniel Páez

Dos pianos de cola, uno blanco y uno negro, dan la bienvenida a la sala del apartamento de Amparo Ángel. El primero es el “más dulce, donde me suena lindo lo que estoy componiendo”; el segundo ha servido como acercamiento a la música para muchos de sus alumnos, pues “mi vocación es la enseñanza”. En el resto de la decoración está clara su pasión por los niños: aunque sus hijos ya pasaron por la infancia, hay juguetes de madera, trompos, un telescopio y títeres alrededor de la casa.

Para leer este artículo completos:

Ed. 168

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 168

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.