Alto, muy alto llevaron los Franz Ferdinand a Bogotá. Foto: Esteban Vega / SEMANA Alto, muy alto llevaron los Franz Ferdinand a Bogotá. Foto: Esteban Vega / SEMANA

Franz Ferdinand e Interpol, o cómo golear en la altura

Escoceses y estadounidenses pusieron a bailar a más de 5.000 asistentes en una fría noche de martes a los 2.600 metros. Hasta pasadas las 12, en una noche ‘de colegio’ en Bogotá, probaron que el género es subjetivo pero la calidad no se improvisa.

2019/11/21

Por Alejandro López Correa

Una noche en la que Franz Ferdinand toca después de Interpol es un equipo de fútbol que salta a la cancha con Messi y con Cristiano Ronaldo. Como los jugadores, ambas bandas son bestias consagradas que, desde lo que hacen y cómo lo hacen, han deleitado fanáticos durante casi dos décadas. En ambos casos, lo han logrado prácticamente desde sus primeros sencillos.

Esta semana, frente a más de 5.000 personas en el Movistar Arena, las bestias del rock ‘indie’ que marcaron el comienzo de siglo con su sonido (pero que siguen más que vigentes) salieron a la cancha a los 2.600 metros de altura y golearon a pesar de la altura, que le costó un mareo serio a Sam Fogarino, baterista de Interpol que, indispuesto, no pudo tocar y fue reemplazado por su colega de Keane, Richard Hughes.

Sobre la etiqueta ‘indie’ es mejor no hablarle a Alex Kapranos, el líder de F.Ferdinand. El cantante y guitarrista aseguró en rueda de prensa previa a su concierto: "Asumo que somos ‘indie’ en el sentido de que estamos en un sello independiente como Domino Records y esa decisión nos permite tener control artístico. Pero, para entender el género de Franz Ferdinand hay que mirar a la discografía que tiene cada miembro de la banda y que muestra una influencia inmensamente diversa”. Encasillar a la banda es, pues, “una idea absurda, pero que le hace la vida más fácil a los periodistas” (lea abajo la rueda de prensa entera).

Es probable que Paul Banks y sus compañeros de Interpol piensen parecido por su relación de vieja data. En 2003, Franz Ferdinand giró por el Reino Unido abriendo los espectáculos de los neoyorquinos. A partir de ahí, ambas bandas establecieron una relación cordial que se mantiene con los años. “Los respeto mucho, mantuvieron su identidad mientras seguían hacia adelante. Uno los ve tocar y es increíble”, dice Kapranos.

El orden de los factores…

Unos 16 años después, Interpol devolvió el favor en Bogotá al abrir el último show de la gira de Always Ascending, el álbum más reciente de Ferdinand. Los artistas ya no se están forjando un nombre como en esa gira lejana, son proyectos consagrados en el olimpo del rock alternativo, con 11 álbumes en total entre ambos (cinco Ferdinand y seis Interpol) y con una fanaticada en común importante. 

“La combinación entre nuestras bandas es muy especial porque una banda es fan de la otra, se respeta. Y hablando con los fans he sabido que hay un cruce entre los fans de Franz e Interpol”, agrega Alex, a quien el éxito le llegó de golpe en 2004, cuando esperaba vender unos cuantos cientos de copias con su primer álbum homónimo y terminó en el top 50 de las listas de éxitos del Reino Unido.

La luz y el rock‘n‘roll, Franz Ferdinand extrañó solo por momentos a Nick McCarthy, luego despegó. Foto: Esteban Vega / SEMANA

FF tocó todos los hits de ese primer álbum: Tell Her Tonight, Take Me Out, This Fire, Darts Of Pleasure y Michael. Palo tras palo, gol tras gol. La banda de Glasgow le cumplió el sueño a un montón de muchachos que rondan los veintitantos y que, cuando escucharon por primera vez esas canciones, tal vez en el Top 10 de MTV, tendrían escasos 10 años.

Ese álbum le cambió la cara al rock del Reino Unido y, por consiguiente, transformó también las vidas de los integrantes de Ferdinand. Así lo cuenta Paul Thomson, baterista de la banda: “Fue un año muy raro (2004) porque antes de eso estuve desempleado por un buen tiempo en el que Alex amablemente me dejaba dormir en el piso de su casa”. 

Dice Thomson que, después de una gira con Franz, volvió a casa y todo el mundo le decía  que era famoso, que estaba en la portada de todas las putas revistas. “Como la gente te percibe es distinto, nunca lo procesas, yo no lo he hecho”, sentenció. Ese ápice de humildad también lo conserva Kapranos, quien confiesa que todavía no se acostumbra del todo a la idea de éxito, a girar por el mundo: “es completamente antinatural, pero así está bien”.

De la formación original de la banda se mantienen tres de los cuatro miembros, con la excepción de la partida de Nick McCarthy, un guitarrista incansable con dedos de acero que se robó el show en la primera venida de la banda a Colombia en el Royal Center. Esa vez, Nick se lanzó al público, reclamando su lugar legítimo como rockstar. Después de su salida se integraron el guitarrista Dino Bardot y el tecladista Julian Corrie, también conocido como Miaoux Miaoux. La ausencia de McCarthy es notoria, completaba ese triángulo energético con Kapranos y Thomson, pero los nuevos integrantes (Dino y el chico maravilla, Julian) lo hicieron bastante bien.

Se lució, Franz se lució. Foto: Esteban Vega / SEMANA

Se lució, Franz se lució. Foto: Esteban Vega / SEMANA

La nueva alineación tuvo una presentación impecable durante 16 canciones, en las que mezclaron lo más emblemático de sus éxitos (Ulysses, Walk Away, Outsiders) con algo de sus dos lanzamientos más recientes (Evil Eye y Always Ascending) y un tema inédito (Black Tuesday), que no se sabe todavía si va a devenir en álbum o en EP.

Asimismo, en 14 temas, Interpol dio una interpretación más sobria de sus grandes éxitos en una presentación que de alguna manera compensó el ‘coitus interruptus’ de la banda en Estéreo Picnic (FEP X), cuando sin tocar la hora completa dejó el escenario.

Hágase la luz, hágase la emoción... de Interpol Foto: Esteban Vega / SEMANA

Paul Banks, Daniel Kessler, los integrantes originales que tocaron el martes. A Fogarino, tristemente, le ganó la altura Foto: Esteban Vega / SEMANA

También se lució Margarita Siempre Viva, el grupo consentido de la escena alternativa del país. Los paisas dejaron claro por qué estaban a la altura del reto de telonearles a dos monstruos musicales que pusieron a rockear a miles de personas un martes hasta las 12 de la noche, cuando ni el frío ni la turbulencia en el país descarriló la fiesta.

Después del concierto, Alex y sus amigos se fueron a rematar cual rockstars al Coq, un sitio agradable ubicado a unas cuantas cuadras del Atlantis Plaza y terminó cantando Tainted Love en karaoke, como cualquier mortal. 


*

‘Bonus track‘

Rueda de prensa entera de Franz Ferdinand en Bogotá

Recién escuché que Alex compró como 60 álbumes de cumbia ayer. ¿Cuál es su banda favorita de Sudamérica y de Colombia?

Alex Kapranos: Me gusta Los Pirañas. Comprar álbumes para mí es un descubrimiento. Es muy difícil encontrar música así en Reino Unido, así que escucho los álbumes y cuando vuelvo a casa es el momento de entender de manera más apropiada las bandas. Amo los nuevos descubrimientos, es muy emocionante

Paul Thomson: ¿Wganda Kenya, creo que se llama? Son de Cartagena. No soy muy bueno con la pronunciación en español.

Cinco años pasaron de la última vez que los vimos. Pasaron muchas cosas, entre ellas FFS, ¿cómo fue ese proyecto? Y para Dino y Julian, ¿cómo se han sentido con la banda?

AK: Quiero hablar de la inspiración. La inspiración viene de un montón de lugares, de lo que sucede. Les agradecemos por recibirnos tan bien. La última vez que vinimos el show y la audiencia fueron increíbles. 

Dino: Es genial estar en esta banda. Estaba muy asustado al comienzo, ahora estoy menos asustado de lo que estaba.

¿Qué opinas de la comida colombiana y latinoamericana?

AK: La comida latinoamericana es sensacional. Esta mañana comí tamales, empanadas y dulce de leche.

PT: ¿Te advirtieron que la comida iba a estar caliente?

No han sido tímidos al cantar sobre Trump por ejemplo en 2016. Colombia está en un estado de agitación. ¿Trazan una línea entre su música y la política en su país y en el mundo entero?

AK: No diría que somos una banda política. Diría que estamos políticamente comprometidos sin ser activistas políticos

PT: Toda la música es política incluso si se considera apolítica. Todos tenemos nuestras convicciones. Lo de Trump pasó mientras estábamos grabando y la canción que grabamos fue un comentario de la situación. Fue casi como un exorcismo porque el resto del álbum fue una experiencia agradable.

AK: Cuando ves todo lo que sucede alrededor tuyo, la forma en la que la política vira en todo el mundo, vemos un alza de una ola de populismo mentiroso de extrema derecha que parece estar expandiéndose por el mundo como un vil virus, es imposible no tener un punto de vista sobre eso. Es como cuando comenzamos la conferencia de prensa y una alarma comenzó a sonar afuera y todo el mundo pretendió ignorarla, pero es imposible ignorarla, está ahí, es un sonido tremendo que te dice que algo está mal y que algo peligroso está pasando y que deberíamos ponerle atención a ese mensaje de advertencia. Se trata de estar informado, tienes que estar consciente de lo que pasa afuera. Odio admitirlo pero no estoy al tanto de la situación política en Colombia, así que no estoy calificado para comentar la situación.

Hay periodistas que quieren enmarcarlos en Art Pop o Indie Rock, ¿qué piensan de las características del género indie?

AK: Me confunde lo que pueda significar ‘Indie Rock’. Asumo que somos ‘indie’ en el sentido de que estamos en un sello independiente, Domino Records. Fue una decisión consciente de nosotros firmar en un sello independiente porque te permite tener un nivel de control artístico respecto a un sello grande. Respecto al género, siento que tenemos mucho en común con otras bandas que se hacen llamar ‘indie‘. Para entender el género de Franz Ferdinand creo que hay que mirar a la discografía que tiene cada miembro de la banda, que es una influencia inmensamente diversa. Intentar ponernos en uno de esos géneros es una idea absurda. Pero le hace la vida más fácil a los periodistas: ‘hey, son una banda de ‘indie‘ o una banda de Art Pop o lo que sea.

¿Cuál es su secreto para mantenerse fieles a su esencia a la par que experimentan con diferentes sonidos?

PT: Necesitas tener curiosidad todo el tiempo y mantener tus ojos y oídos despiertos.

AK: No intentes ser algo que no eres. Puedes intentar ser algo nuevo mientras sigues siendo tú. Hablábamos de comida antes. Puedes ir a un nuevo restaurante y probar nuevas cosas pero todavía aprecias esos sabores. Puedes decir lo mismo como artista. Experimentas nuevos sonidos y ritmos y cuando intentas hacer algo nuevo puede ser muy técnico, acá hay una escala que nunca he usado por ejemplo, miles de decisiones pequeñas en el proceso creativo que terminan siendo algo diferente de lo que hiciste antes.

Me preguntaba sobre su nueva canción, ‘Black Tuesday‘. ¿Será parte de un nuevo álbum o de un B-Side?

AK: No hemos decidido qué vamos a hacer con eso. Cambió la manera entre cómo la interpretamos en vivo y cómo la grabamos en estudio. Hay muchas grabaciones de la canción, entonces de alguna manera ya hubo un lanzamiento, no por nosotros sino por la gente que la grabó y la subió a alguna plataforma.

La gente los conoce por dos cosas. Ustedes suben, dan un concierto y la gente baila toda la noche. Segundo, la evolución en los álbumes es fenomenal. ¿Planean incluir algo de cumbia en su siguiente álbum? 

AK: Cuando sales escuchas nuevos sonidos y los absorbes, haces parte del gran charco de influencias. Cuando vinimos a Colombia la primera vez fue la primera vez que escuché cumbia y Brief Encounters, la cuarta canción del penúltimo álbum, tiene una gran influencia de cumbia, salida de la visita a Colombia y otras partes de Latinoamérica

PT: Acá los sonidos son totalmente distintos a lo que tenemos en Escocia. 

Vamos hasta el 2003, ustedes nacieron a la par de Hives, Travis, Stereophonics, ¿qué los diferenció para tener ese éxito, y cómo es la convivencia con los nuevos integrantes?

AK: Mi español no es tan bueno pero escuché que dijiste la palabra éxito. Ayer cuando estaba comprando álbumes me fijé en que la gente que hacía las canciones y les gustaba mucho escribían grande en el álbum ÉXITO, que significa hit, ¿cierto? Creo que para eso es una banda, tienes las canciones y las escuchas y dices eso es un ‘éxito‘. Hives y Travis son buenas bandas, pero diferentes de nosotros, siempre quieres sonar diferente y si podíamos hacer ‘éxitos‘ mientras sonábamos diferente entonces genial.

¿Cómo fue tener éxito muy rápido y cómo se maneja el éxito de ese álbum por 15 años?

AK: Al comienzo el éxito es impactante por primera vez, recuerdo que con Paul decíamos que si vendíamos 500 copias de un single entonces lo estábamos haciendo muy bien. Nuestro primer single quedó de 47 en el chart, muy loco, un éxito inimaginable. También llegamos a pensar ‘somos la mejor banda del mundo, obvio deberíamos estar haciendo giras por el mundo‘. Todavía no logro acostumbrarme del todo a la idea para ser honesto, es completamente antinatural, pero así está bien

PT: Fue un año muy raro porque antes de eso estuve desempleado por un buen tiempo, Alex amablemente me dejaba dormir en el piso. Luego el 2004 pasó y yo estuve lejos de casa como por un año, en una burbuja impenetrable y luego volví a casa y todo el mundo me dice: ‘eres famoso, estás en la portada de todas las putas revistas‘, como la gente te percibe es distinto, nunca lo procesas, yo no lo he hecho.

Quiero hablar de la relación entre ustedes e Interpol, algunos de sus primeros shows grandes fueron abriéndole a Interpol, ¿cómo fueron esos shows y cómo es su relación con la banda?

AK: La historia se remite a 2003, el primer tour que hicimos fue abriéndole a Interpol, hicimos Tour en el Reino Unido y fue increíble. Nos gustaban como banda, los respetábamos y nos volvimos amigos, Daniel Kessler es un buen amigo, poder tocar con ellos en México y ahora acá en Colombia es muy bueno. Los respeto mucho como banda, mantuvieron su identidad mientras seguían hacia adelante. Uno los ve tocar y es increíble. Siento que la combinación entre nuestras bandas es muy especial porque una banda es fan de la otra, se respeta y sé, hablando con los fans, que hay un cruce entre los fans de Franz e Interpol. Sé que si fuera fan de ambas bandas sería una experiencia especial, por lo que es realmente cool girar con ellos.

Cuando grabaron el último álbum, ¿cómo manejaron la partida de Nick McCarthy? Y, ¿qué piensan de las maneras alternativas de escuchar música (streaming)? 

AK: Gracias por la bienvenida y por hacernos sentir bienvenidos, nos hace querer volver. Cuando hicimos Always Ascending no pensamos en Nick ni por qué se fue, pensamos en la nueva alineación y dónde estábamos en ese momento. Respecto a los servicios de streaming, le estás preguntando al tipo equivocado. Es como preguntarle a un piloto de carreras qué piensa de la ingeniería de su carro, a él le importa una mierda, solo le importa acelerar tan rápido como pueda. Es lo mismo que pienso de nosotros como músicos. Hacemos música pero no consideramos cómo la industria de la música pone eso en el mundo. Sí, ha cambiado masivamente, y hay formas en que consumimos música pero eso no afecta el proceso de creación musical. Para mí, el streaming es genial. Puedo escuchar música inmediatamente pero todavía prefiero escuchar directamente de los discos.

PT: Me gusta cuando la gente compra álbumes y los escucha, pero si lo quieres escuchar en streaming, adelante. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 169

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.