El grupo canadiense Arcade Fire. El grupo canadiense Arcade Fire.

Fuego de invierno

Todo comenzó con el encuentro fortuito entre una estudiante de música medieval y un tipo con apariencia punk. De allí salió Arcade Fire, la banda que prueba que hacer rock indie con instrumentos desconocidos puede ser tan interesante como Lady Gaga.

2011/03/30

Por Catalina Holguín Jaramillo

Era invierno y llegamos al bar para oír el grupo de nuestro compañero de trabajo, Tim. A duras penas cabían en el escenario los siete músicos de Arcade Fire, mientras que al frente de la tarima un modesto grupo de espectadores miraba con asombro este vendaval rockero de violines, acordeones, coros desaforados, tambores y otros instrumentos imposibles de identificar. Ocho años después, este mismo grupo de músicos canadienses, que empezó tocando modestamente en bares, se subió a brincos y en desorden a la tarima de los Grammy para arrancarle el premio al mejor álbum del año a los pesos pesados de la industria musical norteamericana: Eminem, Jay-Z, Lady Antebellum, Katy Perry y Lady Gaga. Fue la clásica y siempre emocionante victoria de David sobre Goliat.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.