Ela Minus se presentará en el próximo Baum Festival, que se llevará a cabo el próximo 18 de mayo en el Club Bellavista de Bogotá. Foto: Cortesía de la artista. Ela Minus se presentará en el próximo Baum Festival, que se llevará a cabo el próximo 18 de mayo en el Club Bellavista de Bogotá. Foto: Cortesía de la artista.

“Jon Hopkins dijo que yo era como poner una banda punk en sintetizadores”

La artista Ela Minus se presentará en el Baum Festival. Hablamos brevemente con ella sobre lo políticamente correcto, sobre cómo la actitud 'punk' todavía permea su música y de la sorpresa que se llevarán quienes no la han visto en vivo.

2019/05/08

Por Santiago Ramírez

¿Qué impresiones tiene del Baum Festival?

Nunca he ido a este festival, no sé muy bien qué esperar, pero tengo expectativas de hacer bailar mucho a la gente y que la pasen muy bien, en realidad.

¿Cómo ha sido su carrera luego de trasladarse al exterior?

Llevo un buen rato afuera. Salí del país para estudiar música y me quedé trabajando en música. He sido afortunada de viajar a otros países, la visión que me ha dado eso no la cambiaría por nada, honestamente. Sobretodo afortunada de poder tocar en tantos lugares del mundo y de poder tener una conexión con Colombia, eso es importante para mí. Tengo la suerte de poder vivir afuera y tener una carrera moderadamente exitosa que es nada comparada con muchas otras pero en nuestra escena y en lo que yo hago es bastante para mí y estoy agradecida todos los días. Me parece importante ser una abanderada de la música de nuestro país. Quiero demostrar que uno puede hacer lo que quiera.

¿Cómo ha visto el crecimiento de la escena en Colombia?

Soy muy fan de escuchar música nueva, a toda hora miro qué pasa en Colombia. Me emociona escuchar cosas muy creativas, y eso influye en que hay muchos festivales ahora como este. Hace siete años no existían y esa influencia de estar expuestos a tanta música en vivo ha hecho que la escena crezca en números y calidad, es emocionante. Estamos en un momento muy creativo. Me encanta la calidad, hay cosas muy únicas.

Le puede interesar: “Quise ofrecer la música que les permitiera a las personas defenderse y explorarse”: Jon Hopkins

Su música, lo digo en el buen sentido, le da diversidad al evento porque uno no esperaría que así podría sonar el Baum Festival...

Mi idea es que he querido ser libre con mi música y hacer con lo que yo quiera. Y hacerles entender que ellos pueden hacer lo que ellos quieran. La verdad pensé bastante si decir que sí o no a Baum porque dije "puta, nadie va a entender nada". Pero mi en vivo es otro universo, es otro artista de lo que tengo grabado, y es literalmente es del cielo a la tierra y yo lo veo en la cara de las personas. Si me conocen de antes siento que les gusta más pero siento que es una sorpresa. Porque a mi me gusta más tocar en vivo, y es lo que mejor hago, improviso muchísimo, la forma en que yo hago música es con hardware, no uso computadores, todo es análogo y así mismo compongo. Puedo hacer lo que yo quiero cuando estoy en vivo, es más fiestero. Ahora, el en vivo es mucho más Baum que la música grabada, que es la razón por la cual me quieren en el festival. Y ya me habían dicho varias veces. En Estados Unidos toco siempre en lineup de electrónica... pues de electrónica. Punto final.

Pero igual canta...

Igual canto y toco las canciones pero es distinto, es mucho más bailable, más pesado tal vez, también bailo. No sé, me emociona. Las razones por las que me he quedado afuera es que la música electrónica en otros lugares del mundo, por ejemplo Europa, lleva muchísimos más años de historia. Es como la salsa, si eres un músico europeo y te gusta la salsa estás llegando apenas a la superficie de lo que es la salsa y estás muy metido en clichés y en estudiar las primeras capas. En Colombia estamos empezando a producir y a hacer música electrónica por lo que nuestras primeras capas son el house y el techno y música para bailar. Punto final.

En Europa los sintetizadores y hacer música con máquinas de ritmo, y eso ha evolucionado. No es que el techno sea malo, el techno es increíble, pero también hay música que no sigue esas reglas tan preconcebidas de la primera capa de música electrónica y evoluciona a cantar, y que sean canciones. Me emociona que eso pase en Colombia. Es como chicos no todos tenemos que hacer techno porque usamos ‘sintes‘, podemos hacer cosas distintas. Vamos a ver qué pasa. Cuando uno toca con máquinas, no como un DJ, da la opción de improvisar y eso me hace leer a la gente y tocar un set que sea el apropiado.

De las improvisaciones, por lo general sesiones largas de siete horas, ¿sale algo de lo más profundo de la creatividad?

¡Total! Toda mi música la hago improvisando, todas las canciones improviso, improviso, improviso y grabo algo. Siempre la meta es no pensar en nada. Cuando uno toca uno no piensa en nada. Yo empecé tocando, pues no era punk, era como emo...

Ratón Pérez, ¿qué queda de esa esencia en su música?

Musicalmente quedo que no queda nada. Pero en mi alma y en mi forma de hacer música y la manera en la que me relaciono con ella y con el mundo es 100 % de esa banda. En realidad éramos super punk, yo solo escuchaba hardcore y punk y era straight edge y era vegana, o sea, era como al cien en esa escena. Y sigo siendo así, me considero la persona más punk que yo conozco (risas). Justo hablé de eso con Jon Hopkins y dijo que yo era como poner una banda punk en sintetizadores. Y yo ¡sí, exacto! Todo parece como si fuera hecho en casa, no es refinado. Tengo el espíritu de hacerlo todo tú mismo.

¿Cómo define el tiny dance?

Creo que es literalmente la forma en la que yo danzo... danzo, perdón, bailo. Soy súper penosa, entonces bailo... chiquito. Como que me muevo con movimientos pequeños y eso quería referenciar. Soy como unos abuelitos bailando en una fiesta de techno.

¿Va a sacar disco pronto?

Sí la segunda mitad del año, en septiembre. Y eso es lo que toco en vivo, no está en ninguna parte todavía.

Me llama la atención su mensaje en Ceremony. En sus palabras ¿qué quería decir?

Todo el mundo quiere ser políticamente correcto, y eso está de moda, entonces a la gente le tiene miedo al conflicto. Yo lo he vivido así. Odio eso. Esa canción es literalmente como... sales con alguien o tienes algo romántico con alguien y en vez de decir que ya no me gustas, ya no quiero nada contigo, no me gustas. En vez de hacer eso, la gente da la espalda y deja un silencio. No solo en las relaciones. Como que todo es suavecito y amigable e hipócrita y eso no me gusta. Me esfuerzo en no ser así.

Le puede interesar: Los 10 mejores álbumes de abril de 2019

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 164

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.