Tim Burgess, cantante de The Charlatans y solista, y responsable de las Twitter Listening Parties. Foto: http://timburgessmusic.com/ Tim Burgess, cantante de The Charlatans y solista, y responsable de las Twitter Listening Parties. Foto: http://timburgessmusic.com/

Twitter Listening Parties: Tim Burgess renueva la experiencia colectiva de la música

En tiempos de covid-19, el cantante británico y líder de The Charlatans ofrece una particular dinámica en la red social, donde invita a sus seguidores a escuchar discos e interactuar con sus creadores. Estos, a su vez, comparten la historia detrás de las grabaciones.

2020/04/22

En tiempos donde la música giraba alrededor de los LPs y las comunicaciones no eran tan inmediatas, un ritual frecuente para los amantes de la música era reunirse a rendirles culto. La escena de un adolescente escuchando Pink Floyd, The Beatles, The Who o The Clash con sus amigos refleja aún hoy un ideal de lo que debería ser compartir música y las percepciones que la rodean. Hoy, por cuenta de los servicios de streaming y el cambio en las comunicaciones, la experiencia es más individual y fragmentada. Pero aun cuando pueda darse un debate sobre el tema, en redes sociales o en conversaciones, nada borra esa deuda romántica con el pasado, con oler el vinilo y tratarlo con mimo para conservarlo mientras lo comparte con sus allegados.

The Charlatans es una de las agrupaciones más importantes del movimiento baggy, surgido en el Reino Unido a fines de los ochenta como una derivación de la música house mezclada con el indie rock y, en ciertos casos, una fijación con The Beatles o los primeros Pink Floyd. Valga decir, es otro movimiento donde reunirse a escuchar vinilos era fundamental, aun cuando fuese en un sentido totalmente distinto.

Compartieron generación y escenarios con The Stone Roses, Happy Mondays o Inspiral Carpets y lograron éxitos remarcables en el ámbito del alternativo con Indian Rope, The Only One I Know, Then y Over Rising. Más adelante, cuando el britpop dominaba en Inglaterra y Oasis y Blur acaparaban portadas, aprovecharon en su repertorio su palpable influencia del rock británico de los 60s. Adaptaron un poco su sonido y dejaron canciones como One to Another, North Country Boy y How High, de las más perdurables de su carrera y que sonaron con frecuencia en la radio británica.

La carrera de The Charlatans continua hasta la fecha y, en paralelo, su cantante Tim Burgess no se ha quedado quieto. Ha lanzado algunos trabajos en solitario (y en mayo lanzará uno nuevo, I Love The New Sky), publicó algunos libros y colabora frecuentemente con otros artistas, incluyendo gente como The Chemical Brothers o The Brian Jonestown Massacre. Ahora con el mundo en cuarentena por cuenta del covid-19, Burgess encontró una forma de hacer que el acto hoy individualizado de escuchar música congregue a las personas en la red alrededor de los LPs con sus Twitter listening parties.

En una columna para el diario británico The Guardian, Burgess explica que la idea surgió luego de notar que era incapaz de escribir canciones relacionadas con la coyuntura actual. Decidió hacer algo distinto para que tanto sus seguidores como los artistas que conocía y admiraba pudiesen interactuar de una forma distinta durante el encierro. Las listening parties tienen lugar todos los días a las 9 PM (2 PM hora de Colombia) e involucran un álbum específico. La dinámica consiste en escuchar el álbum en tiempo real, mientras el artista o la banda responsable del mismo va contando detalles de su grabación y su composición.

Vamos con un ejemplo. Esta semana le correspondía el turno a Steven Wilson, reconocido especialmente en el ámbito progresivo por su trabajo con la agrupación Porcupine Tree y actualmente con una carrera como solista. El álbum del que se habló fue Hand. Cannot. Erase de 2015, y durante el tiempo que estuvo twitteando reveló detalles sobre cómo surgió el concepto del álbum, o las propias canciones, Incorporó incluso videos de las mismas sesiones de grabación. A la par que eso ocurría, tanto los seguidores de Wilson como los de Burgess interactuaron dando sus impresiones alrededor del disco, fuese porque lo escucharon cuando se publicó, o porque lo hacían por primera vez en ese momento.

ARCADIA habló con Tim al respecto de su nuevo album, en una entrevista que saldrá en un mes, a la par del disco. Pero no dejó pasar la oportunidad para preguntarle sobre esta actividad. El músico explica que, en realidad, realizaba este ejercicio desde hace unos nueve años, con una diferencia: las conversaciones en Twitter giraban alrededor de los álbumes de The Charlatans o los suyos en solitario. “Esta vez decidí preguntar a mis amigos de bandas que habían lanzado trabajos importantes o relevantes si querían involucrarse en esta idea”.

De este modo, con el liderazgo de Burgess nacen las Listening Parties.

En la primera semana contó con bandas como Blur, Ride, Franz Ferdinand y Oasis, que hablaron de ciertos discos suyos y compartieron detalles sobre la grabación de los discos. Más adelante se sumaron The Flaming Lips, New Order, Pulp o el mismo Burgess, que habló del álbum Some Friendly de The Charlatans. Las listening parties, tal y como dice Burgess "son una buena oportunidad para conocer el proceso interno de la creación de discos tan importantes". Prueba de su impacto es que, varias veces en el Reino Unido, el HT #TimsTwitterListeningParty fue tendencia nacional. En algunos casos el compromiso es tan grande que el duo británico Sleaford Mods, agrupación que mezcla ideas del post-punk con hip hop y electrónica, se ofreció a hablar en detalle de toda su discografía los días jueves, misma que a la fecha incluye diez álbumes de estudio. 

Sigamos con el caso de Steven Wilson. Mientras hablaba de Hand. Cannot. Erase, el cantante compartía las letras de las canciones escritas con su puño y letra. Particularmente, también mostraba el libro que se incluyó en la edición de lujo del álbum, con fotografías tomadas por Lasse Hollie, estrecho colaborador de Wilson en lo que se refiere al trabajo gráfico de sus portadas desde sus años en Porcupine Tree. De igual forma, narra la dedicación tan profunda al mensaje que debía dar el apartado gráfico, para que estuviese alineado con lo que ofrece en sus canciones.

“Me ha ayudado a concentrarme en otra cosa”, dice Burgess sobre las listening parties. Su dedicación llega al punto de incorporar un calendario para que los seguidores se agenden sobre los álbumes que se abordarán en los próximos días, lo que habla tambien del éxito de la iniciativa. 

Ciertamente esta idea se revela como una interesante alternativa de entretenimiento cuando la incertidumbre gobierna nuestras vidas. No solo por los artistas en sí, sino por el método. Pero el efecto que produce tal vez sea más profundo, pues hace de la apreciación musical algo colectivo aún en tiempos de aislamiento. Esto miemtras, a la vez, se transforma en un mecanismo para que los fans y los artistas interactúen de manera directa ahora que tienen tiempo para hacerlo.

Es una reinvención de la tradición de escuchar LPs tirados en el piso de la habitación, rodeados de amigos y dejándose llevar por lo que sea que el artista plasmara en el vinilo. Solo que ahora la habitación es Twitter, los amigos provienen de todo el planeta, y el propio artista puede guiar la escucha.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.