Dave Grohl, vocalista de Foo Fighters. Todas las fotos por Sebastian Murillo. Dave Grohl, vocalista de Foo Fighters. Todas las fotos por Sebastian Murillo.

Nervio, sudor y virtuosismo: algunas postales de Foo Fighters en Colombia

Más de 32.000 personas abarrotaron el Estadio El Campín, en Bogotá, para viajar al corazón mismo de un concierto de rock. Los californianos Tenacious D y Weezer prepararon el terreno y los de Seattle salieron desde el minuto cero con ganas de arrollar.

2019/10/02

Por William Martínez

A veces, existen bandas de rock que, a pesar de su éxito trasatlántico, tocan como si tuviesen que demostrar algo. Aporrean con ferocidad los instrumentos y desgarran las voces desde el minuto cero, y durante más de dos horas, porque parecen entender una premisa simple: la música solo puede hacernos sentir a salvo si quienes la producen dejan el pellejo en las tablas. Es el caso de Foo Fighters, el emblemático grupo de rock alternativo que tocó anoche en Colombia por segunda vez.

A Dave Grohl, su líder, le bastaron tres gritos viscerales para que el público se enchufara con el momento Foo Fighters. A pesar del derroche de energía, de la sobreexcitación de Grohl y del baterista Taylor Hawkins, el aplomo técnico y el desborde emocional jamás decayeron. Mientras que una legión de bandas se rompe la cabeza pensando en cómo crear una comunión perfecta con el público, más aún con el público internacional, pasa que los Foo Fighters parecen tener eso garantizado de antemano. Es el público el que se esfuerza por entrar en comunión con ellos. 

Segundos previos a su salida en tarima, cientos de asistentes inflaron y lanzaron por los aires globos negros y dorados, colores de la portada de Concrete & Gold (2017), el álbum que motivó la gira mundial en la que están embarcados ahora mismo. Cuando tocaron "The Sky Is a Neighborhood", muchos encendieron la linterna de sus celulares para simular el cielo estrellado que aparece en el video oficial del tema. No fueron pocos los carteles que pedían tal o cual canción y mostraban su cariño a la banda.

Foo Fighters es una multinacional con la garra de la música alternativa y el espíritu de otra época, los años noventa. Es, como dice el crítico musical español Fernando Navarro, el rostro de aquella generación X que brotó en los márgenes de la sociedad de consumo estadounidense con sus camisas de cuadros y su existencialismo desencantado, y fundó el último gran movimiento musical que captó la psicología emocional de los jóvenes.

El 3 de noviembre de 1995, el crítico Fernando Martin escribió para el El País una reseña sobre el primer concierto de Foo Fighters en España. “Son una formación tremendamente compacta, que aborda el rock con una intensidad fuera de lo común y se te instala en la espina dorsal”. Veinticuatro años después, cualquier asistente al concierto en El Campín podía afirmar lo mismo. 

Todas las fotos por Sebastian Murillo | OCESA.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 169

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.