Roberto Fonseca. Cortesía Teatro Libre. Roberto Fonseca. Cortesía Teatro Libre.

“En el jazz es muy difícil mentir”: Roberto Fonseca

El pianista cubano es uno de los invitados al Festival Internacional de Jazz del Teatro Libre. Arcadia habló con él.

2017/08/29

Por Laura Isabel Rivera

La edición 29 del Festival Internacional de Jazz del Teatro Libre será del 5 al 9 de septiembre. En este evento se presentarán cuatro invitados internacionales: Ellis Marsalis, Roberto Fonseca, Leila Pinheiro y Jane Monheit.

Roberto Fonseca es un cubano de 41 años cuyo instrumento es el piano, aunque también domine algunos instrumentos de percusión. Estudió en el Instituto Superior de Arte de La Habana e hizo un master en Composición Musical. El músico se ha presentado en el Festival Internacional de Jazz de La Habana y, junto a Buena Vista Social Club, hizo una gira en la que estuvo en más de 400 escenarios tocando jazz.

Fonseca es conocido por sus interpretaciones en distintas partes del mundo. Por ejemplo, grabó No limit: Afro Cuban Jazz, uno de sus discos, en Japón. También ganó la distinción a Mejor Álbum de Jazz del Festival Cubadisco en 1999. Lo más característico de Fonseca es la facilidad con la que fusiona el jazz tradicional con sonidos propios de su país.

Hablamos con él antes de su concierto en Bogotá, que será el 6 de septiembre.

Sus padres también fueron músicos. ¿Ellos lo introdujeron al piano?

Gracias a ellos soy Roberto Fonseca. Desde muy pequeño, ellos y mis hermanos me hacían escuchar todo tipo de estilos musicales. Me dieron un amplio sentido de las diferentes sonoridades. Es por esta razón que hoy en dia me interesa mucho mezclar sonidos y estilos. Eso es lo que caracteriza mi manera de tocar y componer.

¿Cuáles fueron, entonces, esas músicas que influyeron en su trabajo?

Tuve un bagaje musical muy amplio. Desde la música tradicional cubana, Lecuona, Arsenio Rodríguez, pasando por Iron Maiden, Miles Davis, Steve Wonder y siempre he estado muy en contacto con la música de origen afrocubano.

Usted empezó tocando instrumentos de percusión. ¿Por qué no continuó de lleno con la batería?

Antes de empezar la escuela de música, mis padres me explicaron que el piano es el instrumento más completo que existe, con el que se podrían expresar muchos sentimientos. Con el piano se puede incluso interpretar canciones de batería y otros instrumentos, con ayuda de sintetizadores. Por otro lado, por más de que me encantara la batería, para empezar a aprenderla en una academia formal tenía que esperar cuatro años más, pues era todavía muy pequeño en ese entonces para entrar en la escuela. Ellos no quisieron que pasara más tiempo antes de que yo iniciara mi vida musical y fue una decisión acertada. No se equivocaron con el piano.

¿Qué es para usted el jazz?

El jazz es una de las maneras más directas de expresar lo que verdaderamente se siente. Este género sirve también para comunicar los pensamientos más profundos. En el jazz es muy difícil mentir. Siempre he afirmado que como se toca, se siente y se piensa. Es un género que nutre.

¿Qué tipo de jazz interpreta usted?

Yo lo llamo “jazz abierto”. Incluyo en mis sonidos matices de distintos géneros, creería que por las diversas influencias musicales que tengo. A veces no lo llamo ni siquiera jazz, solo música con fuerte presencia del jazz.

¿Cómo se nutre un género musical con ayuda de otros sonidos?

Los sonidos nos ayudan a transportarnos hacia otros ambientes, nos sugieren melodías, nos ayudan a entrar en lenguajes musicales que quizás no conocíamos. Dependiendo de los efectos que tengan esos sonidos, se nos ocurren ideas y conceptos, y ahí es cuando concebimos nuevas canciones para componer. Es algo mágico y es algo que siempre mantiene la música fresca.

¿Cuál ha sido la presentación que más recuerda y por qué?

Fue hace tiempo, exactamente cuando estaba en la escuela e hice mi primer concierto con mis compañeros de clases. Tocamos en una fábrica y los asistentes no eran personas que tuvieran mucho interés en el jazz. Pero reaccionaron muy bien, nos aplaudieron y vitorearon. Eso me dio el impulso para seguir con mi carrera. Aun con mi trayectoria y después de haber estado en distintos países, sigo recordando con amor ese episodio de mi infancia. Creo que es memorable.

¿Qué sigue en su carrera?

Mucha energía, vitalidad y emociones. También quiero crear nuevas historias a través de la música. Pero deben estar llenas de unión, paz y amor. Tengo que seguir en la música. Y lo voy a hacer. Mi vida es la música y mi música es mi vida. No hay más.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.