Solo en su modesta canoa de madera, "Eder el acordeonista", como se le conoce, se siente impotente ante la deforestación y la minería ilegal. Foto: Florence Goisnard / AFP Solo en su modesta canoa de madera, "Eder el acordeonista", como se le conoce, se siente impotente ante la deforestación y la minería ilegal. Foto: Florence Goisnard / AFP

Un acordeonista en canoa defiende la Amazonía brasileña

Su acordeón es casi tan ancho como su canoa, y su música se alza sobre las copas de lo árboles: Eder Rodrigues do Nascimento, de 60 años, rema días enteros cantando versos sobre la protección de la Amazonía brasileña.

2020/04/21

Por Vitoria Velez y Florence Goidnard

;
AFP

Su acordeón es casi tan ancho como su canoa, y su música se alza sobre las copas de lo árboles: Eder Rodrigues do Nascimento, de 60 años, rema días enteros cantando versos sobre la protección de la Amazonía brasileña.

"La naturaleza depende de vosotros, dejadla vivir, el mundo entero también lo va a agradecer, con el mayor placer", canta mientras surca las aguas del Jurua, un afluente del Amazonas, por entre aldeas de casas sobre pilotes.

Ir de un pueblo a otro le lleva a veces varios días de navegación.

Solo en su modesta canoa de madera, "Eder el acordeonista", como se le conoce, se siente impotente ante la deforestación y la minería ilegal.

Este hombre mestizo de rostro enjuto reside en Boa Vista, una aldea que forma parte de la reserva natural de Uacari, cuyos habitantes viven principalmente de la pesca y la recolección. Foto: Florence Goisnard / AFP

Pero simboliza la resistencia de quienes viven en simbiosis con la naturaleza y que llaman la atención con motivo de la celebración este miércoles del Día de la Tierra.

"En mis canciones, hablo de preservar la naturaleza. Doy consejos gratis para que todo el mundo haga como yo: no provocar incendios, no contaminar el agua, no talar árboles. Hay que dejar a los árboles, son ellos los que van a salvar al mundo", dice a la AFP.

Este hombre mestizo de rostro enjuto reside en Boa Vista, una aldea que forma parte de la reserva natural de Uacari, cuyos habitantes viven principalmente de la pesca y la recolección.

"La tierra se está secando debido a la deforestación. Nos preocupa mucho, porque vivimos en la selva", lamenta.

"Aquí llegan enfermedades que nadie conoce, a veces las personas mueren sin saber de qué murieron", insiste el acordeonista.

Los habitantes de la cuenca del Amazonas son particularmente vulnerables al nuevo coronavirus, que ha matado a casi 200 personas en el estado de Amazonas, donde vive Eder.

"Los que visitan el Amazonas vienen al paraíso, los que viven en el Amazonas ya están en el paraíso, si quieres conocer la biodiversidad, estás invitado a venir conmigo", tararea el músico con los ojos brillantes al ver que los jóvenes de las aldeas se identifican con las palabras de sus canciones.

Los habitantes de la cuenca del Amazonas son particularmente vulnerables al nuevo coronavirus, que ha matado a casi 200 personas en el estado de Amazonas, donde vive Eder. Foto: Florence Goisnard / AFP

La deforestación y los incendios forestales han aumentado considerablemente desde la llegada al poder en enero de 2019 del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, cuya política medioambiental es criticada dentro y fuera de Brasil.

Muchas ONG lo acusan de querer entregar el "pulmón del planeta" a las compañías mineras y al agronegocio, que avanzan por territorios supuestamente reservados a los pueblos indígenas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 171

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.