Las imágenes que circularon en redes sociales. Las imágenes que circularon en redes sociales.

Violencia y anti democracia: ¿es esto lo que nos espera en las campañas presidenciales?

Algunas miradas sobre las imágenes de las cintas negras en las bocas de precandidatos, promovidas por una senadora del Centro Democrático.

2017/10/23

Por Redacción Arcadia

El fin de semana circularon en redes sociales unas imágenes en las que candidatos presidenciales de centro-izquierda (Humberto De La Calle, Claudia López, Sergio Fajardo) y otras figuras políticas aparecían con cintas negras en la boca. Las fotos circularon con el siguiente mensaje: “Bravucones inconsistentes, los callaremos en las urnas”.

Aunque se desconoce al autor de las fotos intervenidas, y aunque Iván Duque dijo esta mañana en Caracol Radio que las imágenes no eran una campaña del Centro Democrático, fueron replicadas en nombre del partido por una senadora del uribismo, Margarita Restrepo, en su cuenta de Twitter. El trino, que no ha sido borrado, se ha replicado cientos de veces.

Por otra parte, como dice un artículo publicado hoy en Semana.com, esta no es la primera vez que Restrepo hace uso de esa campaña. La usó también en septiembre, “el mismo día en el que se llevó a cabo en el Congreso el debate contra la corrupción que lideraron Claudia López y Jorge Enrique Robledo. Desde allí, según Restrepo, la idea de la campaña ha sido una invitación ‘al silencio y a las buenas formas’ en el Congreso”, dice la nota.

La senadora le dijo a esa revista que la campaña surgía de “los reclamos recurrentes de la comunidad” e “invitaba” a algunos personajes a que “guardaran silencio y dejaran legislar”.

Un par de cintas negras en la boca de opositores políticos sugieren, sin embargo, mensajes mucho más violentos y directos que ese. Evocan, en primer lugar, más una obligación de callar a la fuerza que una invitación. “La campaña invita a derrotar al oponente en las urnas. El mensaje es claro: a que se debata con argumentos”, explicó Restrepo.

A nosotros nos surge una pregunta: ¿es evidente ese mensaje? ¿Es, como dice la senadora, claro y directo? ¿No deberíamos detenernos en unas imágenes violentas avaladas por una representante de los colombianos en el Congreso que, vengan o no del partido mismo, cogieron vuelo en las redes sociales?

Quisimos, por eso, entrar a mirar el contenido simbólico de la imagen utilizada.

La palabra “mordaza” se refiere a cualquier cosa que se pone en la boca de alguien para impedirle hablar. El ejemplo que el diccionario en línea Word Reference utiliza para explicar el significado de esa palabra es el siguiente: “Los secuestradores le pusieron una mordaza para que no pudiese pedir auxilio”. En este caso la mordaza (la cinta) es, además, negra. El color de la muerte en la cultura occidental. “Aunque yo creo que es más la imagen de archivo que tenían [sospechamos, de hecho, que su autor pudo haberla tomado de aquí], esa es la cinta que se usa para hacer un secuestro rápido o para una tortura rápida; es la que usaban en Argentina con los detenidos; es la que usaban acá en el Cantón Norte en la época de Turbay, cuando detenían a la gente; es la que usan en México para las ejecuciones de los carteles de las drogas”, dice Lucas Ospina.

Ospina, además, hace una diferenciación entre el tipo de imágenes que se utilizaron en esa campaña y otro tipo de recursos visuales críticos, como la caricatura: “Es importante ver que siempre se ha dado esto en la caricatura, y puede estar amparado bajo la idea de libertad de expresión. Sin embargo, lo que hay que mirar en detalle es el tipo de montaje: el montaje hecho en photoshop, el montaje fotográfico, realmente tiene un gran poder de verosimilitud. Mientras que la caricatura casi siempre se encarga de exagerar un defecto o exagerar una proporción precisamente para marcar distancia con lo real. Cuando se hace un montaje de ese estilo, de alguna manera no hay esa distancia entre la percepción real y la percepción representada y rápidamente casi que se pasa a una incitación directa. En el texto que escribí sobre el caso de Carolina Sanín y los chompos en La Silla Vacía hablo de eso. Cuando comienza a circular una imagen de ella con un ojo morado no hay esa distancia. Y en un país como este, donde las personas se toman tan literalmente las cosas, donde hay mucho analfabetismo visual en la capacidad para tener distancia con las imágenes, poner a circular imágenes así es casi como incitar a que alguien le haga eso a una persona. Cuando se hace esto, taparle la cara a una mujer, justo la semana después del debate de anticorrupción, y se hace un fotomontaje sin ningún atributo que exagere la condición de ‘esto es una caricatura’, sino que se le quiere dar una atribución real, para pasar de la atribución real a lo real solo falta un sicario. A veces los sicarios ni siquiera hay que mandarlos cuando se empieza a distribuir ese tipo de imágenes. Es una estrategia de imitación”.

La opinión, precisamente, de Carolina Sanín, va en la misma línea: “La imagen de los candidatos con la boca sellada con cinta negra no es deplorable porque sea ‘agresiva’. Lo es por su mensaje específico: porque no habla de vencer o de descalificar a otro, sino de silenciarlo, lo cual explícitamente expresa una ambición antidemocrática. Las imágenes de mordaza y cancelación de la palabra transmiten una amenaza física, además. Y no solo transmiten la amenaza, sino que, en el fotomontaje, la cumplen”.

Con respecto al punto de la libertad de expresión que menciona Ospina, Pedro Vaca, director de la FLIP, afirma que, cuando hablamos de garantías al debate público no solo se debe mirar el contenido sino quiénes lo emiten o lo reproducen: “Las personas con alguna responsabilidad pública tienen obligaciones de mantener un ambiente favorable a la controversia y al debate público. La misma foto tiene una trascendencia completamente distinta si se impulsa desde audiencias anónimas o liderazgos públicos. Creo que ahí esta lo grave, que estas imágenes que envían un mensaje de silenciamiento simbólico están siendo promovidas por lideres políticos notables, al hacerlo no solo desconocen sus obligaciones frente a la libertad de expresión, también siembran un mensaje errado sobre la democracia en sus seguidores. La democracia jamás se fortalece bajo el silenciamiento de voces, todo lo contrario, es saludable entre más controversia y argumentos existan”.

Lo consultamos también con a Carlos Cortés, abogado especializado en regulación de medios e internet –quien además trabaja en Twitter–, y dijo que puede ser un contenido intimidante o agresivo, pero que no necesariamente incita a la violencia. “Alguna persona decía en redes sociales que era como una forma de mostrar a los amordazados, también por la cara oscurecida y la cinta, pero no sería un contenido que yo, por ejemplo, crea que hay que denunciar ante Facebook o ante Twitter para que eliminen la cuenta o el contenido. Es un contenido molesto, agresivo, que puede considerarse violento, pero en este caso creería que hay proteger la libertad de expresión. Ahora: dicho eso, yo lo triné porque me parece que una foto donde se silencia a una persona, y en particular a un político que representa a otras personas –a un senador,  una senadora, a un ex gobernador ex alcalde–, hace mucho ruido en sí mismo. La invitación a silenciar a una persona es una invitación para que esa persona, y quienes representa, se sientan también invitados o urgidos a hablar. Si la idea es silenciarlos, pues movámoslo, porque eso lo que va a hacer es que la gente quiera hablar más. En ese sentido, creo que es inconveniente para ellos creer que pueden silenciar al contrincante”.

Sea o no un contenido que deba ser prohibido por las redes que permiten una difusión masiva, y teniendo en cuenta que esas mismas redes podrían ser cruciales en los debates y en las estrategias políticas hasta mayo de 2018, esta campaña quizás no sea el último ejemplo de una estrategia anti democrática, justamente en un momento de transición política que, sin embargo, se ve amenazado por la polarización y la rabia, sentimientos perjudiciales a la hora de considerar votar por un candidato o por el otro.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 157

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.