Muchos coinciden en que si en Colombia hay ballet profesional, es por Ana Consuelo Gómez Caballero. Foto: Juan Carlos Sierra Muchos coinciden en que si en Colombia hay ballet profesional, es por Ana Consuelo Gómez Caballero. Foto: Juan Carlos Sierra

Ana Consuelo Gómez Caballero: adiós a una pionera

La primera bailarina profesional de ballet en Colombia, dueña de los brazos más expresivos de ese arte en el país, dio todo por su pasión, por la Academia Anna Pavlova, y deja un importante legado.

2019/06/18

Por RevistaArcadia.com

El ballet clásico llegó tarde a Colombia y, hasta la aparición de Ana Consuelo Gómez Caballero, era considerado un arma para que las niñas de sociedad fueran finas en sus maneras. Por eso ella, nieta del general Lucas Caballero, nacida en una cuna de la alta sociedad, pudo empezar a bailar. Pero según Emilio Sanmiguel, uno de sus más cercanos amigos, algo quedó claro en un recorrido que hoy llegó a su fin: para ella no se trató de un instrumento para ser más refinada o más elegante: fue una pasión vital. Gómez Caballero fue la primera que hizo del ballet una profesión. Sanmiguel, con conocimiento de causa, asegura que sus brazos la hicieron famosa, "los mejores que haya tenido el ballet clásico en Colombia".

Le puede interesar: La historia secreta del ballet: Ana Consuelo Gómez, una vida dedicada a la danza

De familia muy pudiente, sus padres le patrocinaron estudiar Ballet en París, en la reputada academia de Roland Petit. Allá vivía en el lujosísimo Hotel de Crillon junto con una dama de compañía. Pero cuando su talento se hizo evidente y le ofrecieron un lugar en la mencionada y reputada compañía de Petit, parte de su familia no lo consideró una opción y pujó para que volviera. De regreso al país, Ana sorteó matrimonios, episodios de vida y dificultades para dar vuelo a su pasión, una por la cual se expuso al escarnio de algunos y por la cual sacrificó todo, incluida su fortuna.

Con el corazón triste, la periodista, y apasionada del ballet Carolina Vegas le dijo a ARCADIA que su muerte marca una pérdida sensible para el arte en Colombia, pues se trató de una prócer no solo por haberle dedicado su vida al ballet, también por ser una gran maestra. Vegas anota que los dos hijos de su segundo matrimonio también siguieron sus pasos y son hoy grandes maestros.

Si en Colombia hay ballet clásico, se debe a ella. Sufrió, fue muy ignorada y, con algunas excepciones, en los ministerios no le daban ni una cita. Pero nunca bajó la cabeza. De temperamento fuerte, no se dejó de nadie y bailó prácticamente hasta el final de sus días. Hasta poco antes de caer enferma, por cuenta de un cáncer, desayunaba y estaba en la barra, y según afirma Sanmiguel, murió con el cuerpo de una mujer de 30 años.

Adiós a una pionera que lo dio todo por su pasión y, desde la Academia Anna Pavlova (que en 1961 fundó su madre Ana Caballero de Gómez), la más importante de las academias privadas de danza académica en el país, contagió a miles de un amor por el arte que no se tranza.

Le puede interesar: Elisa Carrillo la bailarina mexicana que ganó el Óscar del ballet


* * *

Escuche el podcast en el que le cuenta a la periodista Carolina Vegas su recorrido. 

Listen to "‘La historia secreta del ballet‘: Ana Consuelo Gómez, una vida dedicada a la danza" on Spreaker.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 166

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.