. .

¿De qué sirvió aquello?

"Hoy mismo, mientras el lector lee este texto, son mcuhos los franceses que están leyendo algún libro de esos doce escritores, diez narradores serios, un poeta maravilloso y uno de los historiadores más respetados de Colombia".

2010/12/15

Antonio Caballero decidió no ir al evento de clausura de Les Belles Etrangeres, organizado por el embajador de Colombia en París, Fernando Cepeda. Su motivo, como le explicó a Fernando Vallejo aquella misma noche, es que había insultado a Cepeda unas tres veces en sus columnas. Los otros once escritores, muy correctos, sí fueron al supuesto coctel. Y cuál no sería su sorpresa al ver que coctel, lo que dice coctel, no hubo, y que “la recepción” era en un teatro, donde los once tuvieron que soportar, inmóviles, sentados, un concierto de la más brava salsa caleña a un volumen descomunal. Uno tras otro, desesperados, se fueron saliendo del teatro para ser recibidos en el foyer con unas lánguidas empanadas, fritas con demasiado generosa antelación: mínimo cuatro días, calcularon.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.