RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

La carga del hombre blanco

Margarita Valencia hace énfasis en la relación de la obra de Kipling y las afinidades políticas del autor

2010/03/15

Por Margarita Valencia

Como bien lo afirmó George Steiner, separar la obra de un autor de sus afinidades políticas –en particular cuando estas tienen mucho eco en su sociedad– es deshonesto y, sobre todo, tonto. ¿Cómo es posible expresar admiración por la obra literaria de Céline, por ejemplo, e ignorar sus violentos escritos antisemitas? Por otra parte, pretender que solo a partir de la bondad moral o de la corrección política puede un hombre crear una obra perdurable y conmovedora es francamente ingenuo. Sin embargo esa parece ser la calle del medio por la que han optado críticos y académicos a la hora de evaluar, entre otras, la obra de Rudyard Kipling, uno de los escritores ingleses que han gozado de mayor reconocimiento en vida. Fue premio Nobel en 1936, a los 42 años de edad; su extensa obra poética, gran parte de la cual fue escrita en defensa del imperio, le valió ser considerado “laureado por derecho divino de los pueblos ingleses”; su poema If sigue siendo el favorito de los ingleses, como lo fue en su momento del presidente norteamericano Woodrow Wilson; y sus cenizas fueron enterradas en la Esquina de los Poetas de la abadía de Westminster, al lado de John Milton y Charles Dickens.

Para leer este artículo completos:

Ed. 168

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 168

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.