RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

La soledad del corredor de fondo

“Sé que él gustaba de mis novelas, pero cada vez que me pongo a escribir pienso que si Rulfo había dejado de hacerlo debía ser porque creía que no valía la pena. Y si pensaba eso, ¿qué diablos hago yo frente a la máquina de escribir?” Osvaldo Soriano

2010/03/15

Por Margarita Valencia

Unos días después de la muerte de su autor, Osvaldo Soriano, el 29 de enero de 1997, salió de la imprenta Piratas, fantasmas y dinosaurios: los tres golpes del título son de lo más sorianesco (recuérdese Triste solitario y final y Artistas, locos y criminales), y también lo es la ilustración de la cubierta (un corsario negro tomado, supongo, de una vieja edición de Salgari); y, por supuesto, la colección de sus obsesiones: el fútbol, la política, la escritura (que no la literatura) y, al otro extremo de la cadena, los editores (los piratas del título, sobra decir). Soriano no era único en su desprecio por estos “hijos del diablo”, como los llamó Goethe, pero sí era excepcional en su erudición en el tema de las anécdotas canallescas que los involucraran. Y tenía una razón absolutamente válida: hijo de un catalán inspector de obras sanitarias, Soriano entendía la escritura como un oficio (no como un don o una vocación) y en ese sentido la consideraba responsable del pago de sus cuentas. ¿Cómo sentir respeto por quien insiste en hablar de literatura cuando uno está hablando de dinero?

Para leer este artículo completos:

Ed. 168

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 168

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.