. .

Lugares comunes

Autocomplacencias intelectuales que, tras una prosa apretada y compleja, camuflan poco más que una bilis pendenciera.

2011/05/03

Por Rodrigo Restrepo

La pasada portada de Arcadia generó una avalancha de reacciones airadas por parte tanto de profesores, como de jóvenes estudiantes de filosofía. Arcadia publicó, de manera destacada, las cartas más representativas en su página web, y cede este espacio de su editorial a la respuesta de Rodrigo Restrepo, el autor del artículo.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.