. .
  • Cristian Hernández, el torero arrepentido
  • Cristian Hernández, el torero arrepentido
  • Cristian Hernández, el torero arrepentido
  • Un hombre con huevos

    Marta Ruiz reflexiona en su columna de este mes sobre el destino y el fracaso.

    2010/06/29

    Por Marta Ruiz

    Alguna vez leí un ensayo de Gabriel García Márquez en el que reconocía que descubrir los propios talentos a una edad temprana es un privilegio que pocos tienen. Efectivamente creo que uno pasa mitad de la juventud intentando probarse como artista, en algún deporte, o en experimentos que dejamos a medio camino. Especialmente si vemos asomar la sombra del fracaso o la mediocridad. Claro que en eso consiste la vida: en probar y perder, y volver a intentarlo. De paso uno se divierte y, con suerte, hasta cultiva algo de sabiduría. Pero ese lento aprendizaje impacienta y es injusto. Porque cuando se llega a la cumbre del autoconocimiento, acusa uno ya el cansancio del viaje. Por eso siempre me ha encantado la idea de Jorge Luis Borges en su cuento Biografía de Tadeo Isidoro Cruz, donde un gaucho, mezcla de forajido y héroe, ascendido a sargento rural al final de su vida, se encuentra una noche frente a su verdadero yo. En un combate, frente a su enemigo el malevo Martín Fierro, a Cruz se le resume toda su vida. Entonces simplemente cambia de bando y se pone a luchar contra sus propias tropas, al lado del perseguido. “Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es”, dice Borges. Una especie de iluminación que algunos esperamos toda la vida, para ahorrarnos quizá una cuantas derrotas.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 158

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 158

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.