Una foto tomada por León Darío Peláez por un reportaje republicano en Semana. Una foto tomada por León Darío Peláez por un reportaje republicano en Semana.

Miseria artificial

La sequía que los abraza de sed no es un capricho de la naturaleza ni una consecuencia del calentamiento global: es que la gran empresa carbonera de El Cerrejón hizo construir la represa de El Cercado, inaugurada con gran publicidad por el gobierno, y esta se chupó el agua para las necesidades de la inmensa mina.

2016/03/23

Por Antonio Caballero

Miren este retrato de una familia de indios wayúus de La Guajira. Lo trae la revista Semana del 28 de febrero en un reportaje sobre la miseria y el abandono en que viven, recientemente descubierto por la prensa a causa de la muerte por inanición de varios niños. Pero esa miseria no era suya. Se la han traído los arijunas, los blancos, con las otras bondades de su civilización que pueden verse en la foto. Todo es horrible: el platón vacío de plástico azul, las pantalonetas de los niños, el pedazo de lata corroída que completa la empalizada de troncos y cañas secas de cactus, los harapos que cuelgan al sol, las loncheras bostezantes de plástico, el chinchorro verde, de plástico también. Más todo el mar de plástico que hay allá afuera, más allá de la sombra precaria del cambuche: oleadas de bolsas de plástico enredadas por el viento en cada mata de espinas, en cada frágil trupillo polvoriento que se encorva sobre la tierra seca y amarilla del desierto. De todo lo que muestra la foto, lo único digno es el vestido de la mujer: la amplia y colorida manta guajira que tejen tradicionalmente las mujeres wayúus.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.