RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Censura preventiva

Marta Ruiz señala lo absurdo de la censura preventiva. Hace énfasis en la demanda que está impidiendo llevar al cine Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez

2010/03/15

Por Marta Ruiz

En México está ocurriendo algo insólito. Una coalición de ONG que trabaja contra la explotación sexual de menores ha logrado frenar el proyecto de llevar al cine Memoria de mis putas tristes, de Gabriel García Márquez, con el argumento de que es una apología de la trata de personas y una incitación al abuso de los menores. No sé si Teresa Ulloa, la demandante, se sonroja por lo menos cuando dice que su objetivo es evitar que se produzca la película, pues ésta, al llegar a un público más masivo, será más nociva que el libro. Aquí o en Burkina Faso las pretensiones de la señora Ulloa, por loable que sea su causa, configuran, si los jueces la acogen, un caso de censura previa. Y de majadería sin límites.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.