RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Dueños de nuestros días

Margarita Valencia habla de la sensación del absurdo desde las voces de diferentes autores.

2010/03/15

Por Margarita Valencia

La sensación de absurdo se incuba y medra dentro de la certeza del desarraigo, de la pérdida. Gregorio Samsa es kafkiano porque dentro del cascarón de insecto su conciencia humana no desaparece nunca, y eso lo eleva a la altura de los héroes; Edipo se convierte en un héroe trágico solo cuando aprehende su situación, y la tragedia de Sísifo —condenado a empujar eternamente una roca hasta lo alto de una montaña solo para verla caer de nuevo— es precisamente su conciencia: “Sísifo, proletario de los dioses, impotente y rebelde, conoce toda la amplitud de su miserable condición”, afirma Camus en El mito de Sísifo; “en ella piensa durante el descenso.” Y añade: “El desprecio de Sísifo por los dioses, su odio a la muerte y su pasión por la vida le valieron ese suplicio indecible en el cual todo el ser de dedica a no rematar nada. Es el precio que hay que pagar por las pasiones de esta tierra”.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.