Carolina Sanín Carolina Sanín

Enseñar un espejo

Si se tomara en serio su nombre, el Ministerio de Educación daría ejemplo de rigor en el pensamiento y el discurso. Muy por el contrario, nos ha acostumbrado a explicaciones confusas, a proposiciones vacías y, en fin, a la devaluación del raciocinio.

2014/04/22

Por Carolina Sanín

Ante los resultados calamitosos que obtuvieron nuestros estudiantes en las pruebas PISA, en particular en aquella que medía “la capacidad para solucionar problemas de la vida cotidiana”, la ministra de Educación manifestó que “solo 44 países decidieron presentarla y Colombia tuvo el coraje de medirse con los mejores”. Esta pequeña argucia y falsa astucia con que la señora María Fernanda Campo quiso campantemente atenuar la catástrofe de nuestro sistema educativo –y, por ende, camuflar la ineficacia de su gestión– evidencia, al igual que la prueba en cuestión, la incapacidad de los colombianos para enfrentarse a los problemas de la vida cotidiana.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.