RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Haz lo que quieras

Margarita Valencia resalta la obra de Rabelais, en un mundo que ha olvidado el poder genuinamente purificador de la risa.

2010/03/15

Por Margarita Valencia

Gravitas: seriedad, compostura, circunspección, dignidad; cualidad indispensable en el pater familias en el comienzo del Imperio romano, que también fue el comienzo de la era cristiana. El uno y la otra coincidieron además en su defensa a ultranza y final imposición de una ética sexual que condena la carne y el cuerpo, que defiende el recato, el pudor, la parquedad en los gestos, la discreción en el movimiento y en las palabras; que aborrece, en suma, las manifestaciones explícitas de gozo y de júbilo: desde entonces la risa y el sexo solo aparecen juntos en las tabernas, al amparo del vino y de la clandestinidad. La gravitas ejerce sobre las almas la misma fuerza que la gravedad sobre los cuerpos y les impide toda ligereza, las congela en poses de mármol cuya belleza hemos de apreciar tan contenidamente que la literatura rebosa de momentos en los que la emoción estética y el llanto se abrazan conmovidos mientras que escasean las carcajadas jubilosas. La risa deforma los cuerpos de la misma manera como el humor destruye la armonía al exagerar los rasgos: no la armonía natural, valga la aclaración, sino la idea de armonía impuesta después de siglos de parsimonia emocional.

Para leer este artículo completos:

Ed. 163

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 163

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.