. .
  • .
  • .
  • .
  • La franja Neurótica

    En su columna de este mes, Marta Ruíz busca una sala de cine silenciosa, en donde la gente vea la película y no coma ruidosamente.

    2010/04/21

    Por Martha Ruíz

    Llamémoslo neurosis. Síntomas: intolerancia a las crispetas, la gaseosa de medio libro y los perros calientes rebosantes de mostaza. Incapacidad de soportar el olor a mantequilla frita, y crispación de dientes cuando se frota el sonoro empaque de las papitas fritas y las galletas. Asco profundo cuando el vecino masca maní. Furia cuando alrededor varios contestan el celular en voz baja, o un sabelotodo explica a su vecino el significado de lo que está ocurriendo. Todo ello en una oscura y supuestamente silenciosa sala de cine.

    Para leer este artículo completos:

    Ed. 168

    Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

    ¿Tienes algo que decir? Comenta

    Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

    Queremos conocerlo un poco,
    cuéntenos acerca de usted:

    Maria,

    Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Maria,

    su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

    correo@123.com

    Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

    O
    Ed. 168

    ¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

    Su código de suscripción no se encuentra activo.