Antonio Caballero Antonio Caballero

La quimera del oro

"De esa ilusión vive aquí la gente, en el fondo de esta olla que ven ustedes en la fotografía, encharcada hasta las corvas, o hasta el cuello, en el agua envenenada y podrida, en medio de paredes empinadas e inaccesibles. ¿Qué va a hacer la gente, salvo morir cada vez que se derrumban?"

2014/05/23

Por Antonio Caballero

Este agujero negro que aquí vemos es la boca del infierno. Es una mina de oro, ilegal como lo son casi todas en Colombia, curioso país en donde casi todo es ilegal, que acaba de tragarse vivos a doce mineros, según las autoridades, o a más de cincuenta, según las comunidades de la región. Tras la tragedia, muchos cientos de personas vinieron de todo el Cauca en busca de sus muertos. Solo a doce encontraron bajo las toneladas de cieno y piedras. Y de inmediato, mientras los ricos mineros ilegales retiraban a la carrera sus inmensas retroexcavadoras para evitar que se las incautaran, se lanzaron al fondo del cráter más docenas de mineros artesanales, de los que escarban de noche, cuando las máquinas descansan. No a buscar los cadáveres sepultados por el derrumbe, sino a buscar oro. Pepitas de oro con qué pagar la comida de los hijos.

Para leer este artículo completos:

Ed. 158

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 158

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.