RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Las armas

Antonio Caballero se pregunta de dónde sacan las armas las guerrillas.

2010/03/15

Por Antonio Caballero

Pero ¿entonces de dónde diablos creen que sacan sus armas las guerrillas? No solo las colombianas: las del centenar de países en donde hay guerras de guerrillas, y que no suelen ser ellos mismos fabricantes de armas. Las sacan de Suecia, como estos lanzacohetes del ejército venezolano que acaban de provocar un escándalo farisaico en la prensa. Las sacan de la China, de Israel, de Rusia, de Francia, de los Estados Unidos: de los países fabricantes de armas. Si son simples fusiles, se los compran a Indumil. Vladimiro Montesinos, el factótum del presidente peruano Fujimori, les revendió a las Farc no sé ya cuántas toneladas de armas compradas no sé dónde por el gobierno del Perú. ¿De dónde venían aquellas, para el M-19, del avión que acuatizó en el río Orteguaza? Muchas las traen de los países centroamericanos cuyas guerras internas fueron alimentadas con armas de la CIA en el famoso caso “Irán-Contras” del presidente Ronald Reagan. Tailandia acaba de liberar a un traficante de armas, antiguo colega del hoy primer ministro ruso Vladimir Putin en la KGB soviética, brevemente detenido por venderles armas a las Farc. Pero no es cosa exclusiva de Tailandia: todos los países suelen dejar en libertad a los traficantes de armas, y es un milagro que alguna vez sean detenidos, así sea brevemente. El otro día un periódico echaba cuentas, y por lo visto son veintidós los países de donde proceden las armas de las guerrillas colombianas. Y deben de ser por lo menos cien los países que reciben la droga que exporta la guerrilla colombiana, o los paras, o los narcotraficantes propiamente dichos. Si el gobierno de Álvaro Uribe toma represalias contra todos ellos retirando embajadores, no es solo que Colombia se vaya a quedar diplomáticamente muy aislada en el mundo: es que el propio Uribe se va a quedar sin embajadas para pagar favores políticos con sueldos del Estado.

Para leer este artículo completos:

Ed. 160

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 160

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.