RevistaArcadia.com RevistaArcadia.com

Salpicón

Carlos Castillo Cardona, en tiempo de sequía, elige la palabra salpicón.

2010/03/15

Por Carlos Castillo Cardona

Les parecerá extraño que en estos tiempos de sequía de todo tipo (de agua y de democracia) venga yo a hablar de la palabra salpicón, que en una de sus acepciones quiere decir “Picadillo de diversas clases de carne o pescado, champiñones, etc., cocido y aderezado con sal, aceite, vinagre, pimienta y cebolla”, según Larousse. Pero, salpicón también es para nosotros ­una mezcolanza inadecuada o confusión de ideas, palabras, discursos y demás usos de la verbosidad o, también, así llamamos al agrupamiento inarmónico de las cosas humanas. Es bien común entre nosotros oír decir que “Al hablar Fulanito armó un salpicón de ideas”. Entendiendo por eso la incoherencia del que acaba de hablar. Igualmente, para nosotros, en casos similares del discurrir, pensamos que “Zutanito tiene un sancocho en la cabeza”. Si nos retiramos de la cocina criolla, decimos que “Perencejo armó un tutifruti de palabras”. Esto último si queremos aparecer como cultos, puesto que la palabra es italiana y quiere decir “todas las frutas”, que igualmente mantiene la misma idea de confusión.

Para leer este artículo completos:

Ed. 168

Este contenido hace parte de nuestra edición impresa: exclusiva para suscriptores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en REVISTA ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 168

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.